Por: Juan José López

FCP.-De los 300 socios afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, delegación Felipe Carrillo Puerto, la mayoría atraviesa por una severa crisis económica.

Ante esta situación, se han visto en la necesidad de recurrir a todo tipo de créditos con la esperanza de poder abrir nuevamente sus establecimientos.

De acuerdo con el presidente de la Canirac, Santos Moisés Xool Acosta, los empresarios no despidieron a sus empleados e incluso se les continúa pagando una compensación como apoyo.

“Ya ve usted que están apoyando con créditos de 25 mil y 50 mil pesos y la mayoría lo está solicitando y hay que apoyarlos”, señaló el líder.

Sostuvo que la mayoría de los restauranteros se dedica a la venta de alimentos por encargo y sólo para llevar.

Debido a que el semáforo sanitario se halla en color naranja sólo pueden atender al 30 por ciento de su capacidad, pero resulta más costoso abrir los establecimientos.