El Punto Sobre La i
Invitado

El desconocimiento, hizo cometer errores garrafales al inicio de su campaña

Presencia indígena: raíces mayas desde la cueva del tigre oculto.

La incipiente incursión de las » bárbaras del norte», no es un hecho fortuito, más bien, es parte de un plan oscuro y siniestro de invasión silenciosa y una avanzada para apoderarse del palacio de Gobierno y de la capital del Estado.

Aprovechan esta coyuntura electoral, para mandar a su «punta de lanza» en la persona de Anahí González Hernández, para tantear y medir » la temperatura de las aguas políticas de la bahía de Chetumal y de los sureños, casi en proceso de extinción política, aunque se presenta ahora, una inmejorable oportunidad para hermanarnos y luchar por una causa común y justa : LA DEFENSA DE NUESTRO TERRITORIO Y DIGNIDAD.

En este marco de denuestos, empezó este lunes 5 de Abril, la campaña de Anahí González Hernández, entre improvisaciones y ocurrencias de una cúpula morenista insensible, ante los reclamos recurrentes y sentimientos hostiles de una
militancia desmotivada y de una serie de simpatizantes desairados , que rechazan a está candidata impuesta , al menos es el sentir de muchos mayas cruzo’ob, de tal manera no existe las mínimas condiciones objetivas y subjetivas, ni esa esa euforia fraternal para admitirla.

Nada les sale bien, confusiones por todas partes y por ende la candidata totalmente extraviada en un mundo de realidades vigentes, muy diferente de dónde proviene, es decir no es lo mismo vivir en la pobreza que en la opulencia, por ello los pueblos y comunidades indígenas es un mundo raro para ella, por tal motivo también sus eventos se tornan desangelados que rayan en lo absurdo y ridículo al pretender sorprender con su farsa y simulación.

A la repudiada candidata, sus «asesores» le han trazado un plan grotesco, por demás fuera del contexto indígena, con el afán de acceder a los liderazgos indígenas y emparejarse a ras de suelo con la gente de «carne y hueso» , pero han dado al traste con está forma ridícula de concebir la cosmovisión y la interpretación de la organización social de los pueblos y comunidades indígenas del Estado.

Los señalamientos no los realizamos en vano, por qué son tan palpables como lo fue la ceremonia maya de santiguación que le hicieron a Anahí González Hernández , que para muchos no se cubrió con las formalidades esenciales de este rito divino.

Estos protocolos sagrados , se realizan en los centros ceremoniales mayas y para ello existen 5 en el estado,los cuales son : La Cruz Parlante, Chancah Veracruz, Tixcacal Guardia, Chumpon y Tulum.

Está farsa y falsa ceremonia, imaginada por gentes que desconocen el tema indígena y realizada por don Isabel Sulub carece de legitimidad, porqué se realizó en un domicilio particular y entre otras cosas cabe destacar que ya no ostenta el grado de General Maya y tampoco es el Presidente del Gran Consejo Maya.

De verdad que dan pena ajena y mucha molestia , toda vez que desconocen el entorno local, pero no solamente es eso, sino que le «echan más leña al fuego» , al atreverse a decirle a Don Isabel Sulub, General Maya y presidente del Gran Consejo Maya, cargos honoríficos que ya no detenta por acuerdo del centro ceremonial de la Cruz Parlante y de los miembros del Gran Consejo Maya, en este sentido abre la posibilidad que posteriormente le reclamen a la candidata su desafortunada actitud.

Está circunstancia muy equivocada, desde mi perspectiva, es razón más que suficiente para que le cierren las puertas de todos los centros ceremoniales, en consecuencia veo muy difícil que sea aceptada por la dirigencia formal del Gran Consejo Maya, en virtud de que para ellos, fue una burla y una afrenta esa ceremonia en un domicilio particular y que no fue consensuada entre los sacerdotes mayas y por tal motivo es un agravio para sus usos y costumbres.

Eufórica, en el mismo momento lo presumió y de hecho lo difundió en sus redes digitales, pensó que ya tenía la bendición de la jerarquía Maya Cruzo’ob, pero más adelante se dio cuenta que se había «metido en camisa de once varas» y no le quedó de otra que bajarlo.

Sin embargo, otros candidatos como Mario Villanueva saben de estas reglas teocráticas/ militares de los mayas y antes de iniciar su campaña, se reportó, diálogo y participó en las fiestas del centro Ceremonial Maya de Chancah Veracruz, en donde le dieron permiso para caminar y visitar a los diversos pueblos de la región.

En el caso de José Alberto Alonso Ovando, tiene en Paoly Perera Maldonado la llave maestra para incursionar en el más alto nivel de la jerarquía maya, en virtud de que tiene una relación y una alianza de facto , desde hace mucho tiempo como producto de su trabajo permanente con ellos.

Sí para Anahí González Hernández, somos de poca monta, eso no nos interesa, pero no seremos y ni formaremos parte de una historia que pretende construir a costa de nosotros.

Entre nosotros, existen muchos y diversos elementos ancestrales e indispensables que nos aglutinan, de tal modo que en nuestras mentes permea la sabiduría y como seres humanos la conciencia y la capacidad suficiente para transformar las cosas con la ayuda combinada de dios y de nuestras autoridades comunitarias.

Los mayas somos un pueblo de lucha permanente y somos agradecidos con Dios, con nuestros aliados y con nuestros hermanos indígenas del país y el mundo.

Tal vez no seamos tan efusivos, pero podemos ser los mejores socios, aunque hay veces no coincidamos en puntos específicos, pero queremos ser parte del desarrollo integral de nuestros territorios.

YUUM B’OOTIK SUKUNES.

Alfaro Yam Canul, escribiente indígena Maya Cruzo’ob, descendiente directo del combatiente de la guerra social maya teniente Ladislao Yam y defensor de las tradiciones, usos y costumbres de la Ciudad Sagrada de Noh Cah Santa Cruz Balam Nah Kampocolché.

Notas relacionadas

Una foto que dice más que mil palabras

El Punto Sobre la i

Tenía razón Beto Borge sobre Carlos Joaquín

El Punto Sobre la i

“Plan de trabajo de los Primeros 100 días”: Gustavo Miranda, las sombras de un diputado inexperto

El Punto Sobre la i

Deja un comentario