Valladolid.- Aunque en ocasiones suele representar un peligro para quienes lo ejercen, es un oficio de vital importancia no solo para unos cuantos, sino para toda la población.

Nos referimos a la fontanería, específicamente del área de agua potable, cuyos trabajadores que se dedican a ello en ocasiones hasta tienen que sumergirse en aguas profundas para reparar el desperfecto que se presente en las tuberías.

En Valladolid #CapitalDelOrienteMaya no es la excepción, pues a pesar de lo titánico y peligroso a los trabajadores siempre se les ve sonrientes y cumpliendo su deber con responsabilidad.

Dado lo vital que es para todos el agua potable, la reparación de fugas se atienden a la orden del día, para evitar el desperdicio y que los habitantes del sector que corresponda se queden sin el mismo durante mucho tiempo.