El Punto Sobre La i
Inicio » Azules por fuera negros por dentro
Invitado

Azules por fuera negros por dentro

Esa frase le queda como anillo al dedo a los integrantes de la dirigencia estatal del PAN en Quintana Roo, sobre todo a Eduardo Martínez Arcila-conocido como Cuquis- quien desde ahora ya da muestra del total servilismo que le tiene a Gustavo Madero quien pretende relegirse como el mandamás del partido pese a que los resultados políticos electorales han sido desastrosos; prueba de ello son el proceso federal pasado donde perdieron la presidencia de México y el haber sido el causante de que la alianza con el PRD en las elecciones locales del 2013 no fructificara y se perdieran las cinco presidencias municipales que tenía la oposición así como espacios en el Congreso y los cabildos.

Hace unos días el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero anunció complacido que el Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación avaló las reformas a los estatutos del partido realizado en la pasada asamblea nacional del 2013, entre los cambios sobresale que la militancia será la encargada junto con el Consejo de elegir a la persona que será el líder a nivel nacional; para este cargo pese a que no hay convocatoria emitida, hasta ahora buscan competir el senador Ernesto Cordero Arrollo, Juan Manuel Oliva y el actual presidente del blanquiazul que busca reelegirse.

Hasta cierto punto todo estaría normal y legal sino fuera porque el nefasto dirigente del PAN en Quintana Roo, Eduardo Martínez Arcilla ya movió a sus alfiles para que empiecen a operar a favor de Gustavo Madero para que se reelija y con esto mantener la línea de servilismo que han mostrado a favor del PRI-gobierno tanto federal como estatal aunque se han querido hacer pasar como oposición al final como mascotas, “ladran para que les den de comer y luego se callan” y pruebas de esto son muchas y están a la vista.

Tal vez se pregunten amigos y amigas que leen estas líneas porque la frase “Azules por fuera y negros por dentro” y no lo hacemos de forma déspota o en afán de discriminar a nadie sino porque de nada sirve que el PAN haya renovado sus estatutos si las figuras que insultan, violentan y causan la debacle del partido se mantiene en él y los principios y la doctrina del blanquiazul terminan manchándola con sus nefastas acciones.

Una prueba de esto es lo que se vive actualmente en Quintana Roo donde la figura del dirigente ya se dio a la tarea de adecuar a su antojo y conveniencia y de su amo, Gustavo Madero la forma en la cual se conformarán los delegados numerarios que votarán el próximo 22 de febrero en Felipe Carrillo Puerto para sacar a cuatro consejeros nacionales así como el 29 de marzo en la ciudad de México para renovar la dirigencia nacional y aunque será por voto abierto de los militantes estos tendrán la tarea de marcar la línea a favor de la reelección de Madero.

La estrategia es simple, elegir a Yesica Chávez actual dirigente del PAN en Benito Juárez y a Mayuli Martínez Simón regidora en Othón P. Blanco como las dos consejeras nacionales y neutralizar a la diputada federal Alicia Ricalde Magaña quien además de no comulgar a las ideas de “Cuquis” ha expresado su apoyo a Cordero.

En el caso de los varones es más visible, a tal grado que su eterno detractor pese a que lo mantuvo en la nómina del congreso del Estado por varios años cuando fue diputado local, Mario Rivero Leal tuvo que registrarse como aspirante a consejero nacional en el municipio de Lázaro Cárdenas y Miguel Martínez Castillo en Tulum cuando ellos viven en Chetumal y debieron hacerlo por el municipio capitalino;  esto para no enfrentar a José Hadad Estéfano quien fue electo este domingo y que con Sergio Bolio Rosado de Benito Juárez serán al final los que salgan elegidos el próximo 22 de febrero; si adivinó, porque pertenecen al grupo de Eduardo Martínez Arcila y serán los que operen a favor de Gustavo Madero para que se mantenga en la dirigencia nacional.

Pero no suficiente con esta acción, el dirigente estatal pretende bloquear toda acción que se realice a favor de las propuestas de Ernesto Cordero Arrollo  y su afán de buscar la presidencia nacional del PAN, tal es el caso que aun y cuando es sabido la llegada de la senadora Elia Hernández Núñez quien será la encargada de conformar la estructura previa a la campaña de su homólogo una vez que se presenta la convocatoria y se haga el registro y con esto tratar de mermar el apoyo con el que cuenta porque según las encuestas a nivel nacional posee un 41 por ciento de aceptación entre la militancia panistas.

No es posible que aun y cuando desde la semana pasada el dirigente estatal sabía de la llegada de la senadora Elia Hernández Núñez  a la capital del Estado para reunirse con los integrantes de la dirigencia y los militantes afines a Ernesto Cordero Arrollo, Eduardo Martínez Arcila se haga al “tío lolo” y diga que no sabe nada cuando se tiene programa una reunión en lunes por la noche; esto prueba que como siempre ha sido, trata de esconder cualquier tipo de activismo a favor de los que considera sus adversarios y con esto prácticamente reducir posibles votos a su favor; como dice al principio, “azul por fuera negro por dentro”.

Cuidado señor dirigente, porque a muchos panistas y peor aún perredistas  no se les olvida la traición que cometió en las elecciones del 2013 y que ocasionara el rompimiento de la alianza PAN-PRD y que trajo consigo un desastre electoral que no solamente le costó ser vapuleado por el PRI sino que cientos de personas se quedarán sin trabajo y su mayor cómplice y culpable fue su amo, Gustavo Madero quien ya fue señalado de cobrar cuotas a los alcaldes panistas para recibir apoyos. ¿O cree usted que la ciudadanía de Quintana Roo olvida?

Notas relacionadas

Derechos humanos, el pago de favores

Garantizarán ex militantes de MORENA triunfo de Mauricio Góngora

Par de “fichitas” quieren integrar el OPLE de Quintana Roo

El Punto Sobre la i

Sigue en rumores, cambios en gabinete estatal

El Punto Sobre la i

Presupuesto Federal 2020 Y La 4t Una mirada diferente

Seguridad e impartición de justicia no son lo mismo

El Punto Sobre la i