Chetumal.-Uno de los dos empleados de la empresa abarrotes Silveria que fueron asaltados en la comunidad de Rovirosa se debate entre la vida y la muerte ya que recibió tres balazos en la cabeza y está ingresado en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social, mientras el segundo está ingresado en la clínica Carranza y solo recibió un balazo en el brazo.

Eloy Juarez portilla, fue bajado de la camioneta para luego recibir tres balazos, al igual que Ariel Ake, quien también fue baleado y despojado de la camioneta por en la que escaparon los delincuentes con rumbo a la Unión.

De acuerdo al reporte de testigos eran cuatro delincuente que llegaron en dos motocicletas justo cuando los empleados de abarrotes Silveria llegaban a la tienda Diconsa del señor Ildefonso Suárez alrededor de las tres de la tarde.

El monto del botín está entre 70 y 80 mil pesos, lo que manifestó que ya es preocupante la inseguridad en la zona por lo que muchos comerciantes están cerrando sus negocios por la inseguridad que se está incrementando.