Valladolid.- Si bien es una tradición arraigada en el sureste del país, no hay como la que se practica en Yucatán, que aunque con el paso del tiempo ha sufrido modificaciones en la letra hoy por hoy se niega a morir.

Nos referimos a La Rama, que este año no pasó por desapercibida en calles de Valladolid #CapitalDelOrienteMaya. Ni la tecnología ha podido con ella.

Desde el primero de diciembre, se pudo observar a niños, jóvenes y hasta adultos, solos o en familia, pasar casa por casa y en negocios cantando por su aguinaldo.

Apoyados con ramas decoradas con esferas, guirnaldas y demás ornamentación tradicional navideña, y sin faltar la imagen de la Virgen de Guadalupe, los participantes también inundaron el recién iluminado parque principal Francisco Cantón Rosado, en donde pedían permiso para cantarle a propios y visitantes. Contagiados de la víspera de la navidad, muchos accedían y aportaban al final su donativo.

La añeja tradición, que concluye mañana martes previo a las mañanitas de la Virgen de Guadalupe la madrugada del 12 de diciembre, para muchos representa el inicio de los festejos de navidad y fin de año.

Muchas generaciones que han tenido la oportunidad de participar en ella, aún recuerdan esa vivencia, y más aquella frase que con molestia cantaban al final al no recibir respuesta y ser ignorados por los propietarios de la casa o negocio, “Ya se va la rama muy desconsolada porque en esta casa no nos dieron nada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí