Porqueriza al descubierto

141 0

Nicolás Lizama

Una carta abierta publicada en este medio desnuda todo el cochinero que existe al interior de las corporaciones policíacas, la municipal en este caso.

Dirigida al jefe máximo Eduardo Espinosa Abuxapqui, que por supuesto no es ajeno a lo que allí sucede-que se haga al occiso es otra cosa-, el texto enumera uno a uno todas las anomalías que allí ocurren.

De entre los temas que toca la mentada carta, está el del director de la corporación, Didier Vázquez, de quien los agentes piden su renuncia.

Lo que son las cosas. El funcionario policíaco emergió como un héroe durante la pasada refriega suscitada en el Congreso del Estado. Alguno de sus promotores subió al facebook la información de un acto que solo a los próceres les es dado y de pronto – cosa de las redes sociales-, su prestigio subió como la espuma. Luego su jefe Eduardo Espinosa intervino para exigir parte del mérito que le correspondía -si es que es mérito la veleteada-, sin conseguirlo tal como eran sus intenciones.

El chiste es que Didier quedó como un tipo admirable (je, je) que se negó a cumplir la orden superior de arremeter en contra de los manifestantes.

Bueno, pues en la carta abierta nos damos cuenta que al menos entre sus elementos de tropa no es tan querido que digamos. Y vaya que ellos lo conocen de los pies ala cabeza.

Respecto al movimiento sospechoso del presupuesto destinado a las corporaciones policíacas, alguien que sabe de estas cosas me jura y perjura que lo que pasa al interior de la policía municipal, sucede en todos lados, principalmente en la estatal, en donde una damita ha incrementado su patrimonio de una manera extraordinaria.

Luego entonces esta es la punta de un iceberg capaz de hundir a 20 mil Titanics.

Hay material para los auditores, no los actuales (ni chiste tiene hacerles llegar este tipo de denuncias), sino los que llegarán con el cambio que se encuentra a la vuelta de la esquina.

Por lo visto espacio hará falta para meter al bote a tanto rata disfrazado de servidor público que existe en la comarca.

Related Post

Otra mentira

Posted by - julio 1, 2016 0
Nicolás Lizama Hoy entré a una gasolinera y cuando me entregaron la nota de pago sentí una especie de mazazo…

Ramera

Posted by - mayo 26, 2016 0
Nicolás Lizama La libertad de expresión es una apetecible prostituta. Es una ramera mascando chicle, parada en una esquina. Es…

Damnificado

Posted by - junio 6, 2016 0
Nicolás Lizama Con la catástrofe que se vino encima, son muchos los políticos a quienes les ha tocado bailar con…

Deja un comentario