728×90

Martín Cobos es un simple “maniquí” en la Cojudeq

Menos de seis meses han sido suficientes para vaticinar que la presidencia de la Comisión para la Juventud y el Deporte de Quintana Roo (Cojudeq) le quedó “grandísima” al ex –alcalde interino de Tulum, Martín Antonio Cobos Villalobos, quien sólo se la pasa viaticando con su séquito de colaboradores y posando para la foto en eventos sociales, defraudando la confianza depositada por el Gobernador Roberto Borge Angulo.

Las ilusiones hechas por cientos o miles de deportistas cuando a finales de septiembre pasado Martín Cobos relevó al innombrable Normando Medina Castro se han derrumbado de fea manera e incluso un buen porcentaje de los citados, están resignados porque ven que las cosas no mejorarán.

Mientras cientos de profesores de educación física o promotores deportivos claman por una oportunidad para dirigir el destino deportivo de los miles de jóvenes quintanarroenses, Martín Cobos tomando de la mano del triste y malogrado tenista chetumaleño, Jacobo Handall Hernández se la pasan viajando a municipios turísticos como Tulum, Solidaridad, Cozumel, Isla Mujeres y Cancùn.

La escasa o nula proyección que tienen del plano deportivo de Quintana Roo no les permite visionar grandes proyectos, sólo se limitan a medio cumplir con sus obligaciones regalando balones, uniformes, inaugurando domos deportivos y recorriendo los inmuebles deportivos que posee el Estado en los municipios.

La limitada capacidad intelectual de Martín Cobos Villalobos es tan pobre que no permite ver a futuro, proyectar otros esquemas para detectar talentos deportivos que habitan en las zonas urbanas, conurbadas y rurales del Estado.

No se tiene duda que la novatez de Martín Cobos cobrará factura a Quintana Roo en un futuro inmediato, porque ha descuidado aspectos básicos que debe seguir un jerarca deportivo, como lo es detectar y apoyar la formación de los talentos.

Es una verdadera lástima que Martín Cobos, ex – afanador del Centro de Salud en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, tire a la borda los cimientos deportivos que por décadas se dedicaron a construir grandes dirigentes deportivos como: José Inés “Chamaco Poleis” Rosado Rivero; Carlos “Cagua” Rivero Jiménez, Francisco “Pacude” Ortega Lizarraga y el último que tuvo excelentes destellos deportivos y cuyos resultados aún se siguen cosechando, Alberto Martín Azueta.

Martín Cobos debería dejar la comodidad o confort de su oficina para realizar el verdadero trabajo de campo que requiere la Cojudeq, porque de lo contrario, el deporte en Quintana Roo seguirá en caída libre, como se percibe en la actualidad en el medallero de las Olimpiadas Nacionales Infantiles y Juveniles.

De qué sirve erogar grandes sumas de recursos económicos en entrenadores cubanos si las autoridades deportivas de la entidad, encabezadas por Martín Cobos, no se ocupan o preocupan por buscar o detectar nuevos talentos deportivos, solo están a la espera de que lleguen a las instalaciones.

Habría que recordarle a nuestro flamante dirigente “charrito” (Martin Cobos) que dentro la geografía de Quintana Roo se encuentran ubicadas la zona limítrofe, la ribera del río hondo, la zona maya y otras más que ni por casualidad visita, donde por cierto, existen miles de deportistas que buscan llamar la atención para consolidar su preparación.

Quizá sea mucho para nuestro nefasto dirigente Martín Cobos hablare sobre estos temas, pero si en verdad desea ser recordado como un gran rector deportivo es necesario que se ponga las pilas.

Que enorme diferencia existe entre ser “acarreador” de personas para actos proselitistas que dirigente deportivo, verdad Martín Cobos.

Related posts

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: