fbpx
El Punto Sobre La i
Home » Maltrato A La Historia
Nicolas Lizama

Maltrato A La Historia

Nicolás Lizama

Cuentan que el ex-gobernador Jesús Martínez Ross, mejor conocido como don “Chuchuculo”, un día decidió ir a visitar al ingeniero Mario Villanueva.

Esa vez, se puso la mejor camisa hawaiana de su repertorio -la ocasión lo ameritaba- la que utiliza para las ocasiones especiales, la que guarda es un sitio especial de su descomunal ropero.

Coqueto como es, desde que sale a la calle -siempre ha sabido aprovechar los dones que la madre natura le otorgó- se colocó frente al espejo, se apisonó con la palma de las manos lo más delicado que pudo su ondulada y ya alba cabellera (no utiliza peine ante el temor de que se le caigan los cabellos que le quedan), la más seductora arma que posee, según cuenta la leyenda. Hay gente que jura y perjura que dinero mata carita. Lo que a don Chucho, por cierto,le vale un cacahuate, ya que, afortunadamente, cuenta con ambos atributos.

Pues bien, ya completamente enjawaianado, dio instrucciones a su chofer y tomaron con rumbo a su destino.

Grande fue su decepción, sin embargo, cuando llegó, le marcaron el alto y le dijeron que tenía prohibida la entrada. Vaya usted a saber por qué motivos, un alto funcionario había dado instrucciones para  vetar al legendario ex-mandatario en la lista de visitas.

Y ardió Troya, faltaba más.

Don Chucho, no es cualquier ex-gobernante que digamos.

Con la historia no se juega.

A las leyendas no se les trata así tan despectivamente.

Y no podía ser menos, hubo su queja que llegó hasta al máximo jefazo.

A lo que el “mero-mero”, cuentan, contestó: “por eso yo no voy a visitar a Mario, no vaya a ser que hasta a mi me retachen a la entrada”.

El caso es que ese cacho de historia -pésele a quien le pese, dicen los chuchuluquistas devotos- en el que se ha convertido el ex-mandatario, finalmente pudo cumplir su cometido, que era reunirse con su cuate Mario Villanueva.

Por el momento, hasta acá el relato.

Notas relacionadas

Soy un inadaptado

El Punto Sobre la i

Un Reto Descomunal

El Punto Sobre la i

Tiempos rudos, incontrolables

El Punto Sobre la i

Diario De Un Reportero: Andan desatadas las pasiones en el otrora partidazo con rumbo a la competición por las alcaldías

Duro Y Tupido

Saqueadores en apuros

El Punto Sobre la i