728×90
El mejor negocio

El mejor negocio

partidos-politicosNicolás Lizama

En la actualidad no hay mejor negocio que ser parte del selecto grupo de cristianos que  tienen el control de los partidos políticos. Y puede ser el más mísero en el aspecto de padrón y demás cosas de este tipo, sin embargo, desde que se inventaron las alianzas, las coaliciones y demás cosas que tienen que ver con este tipo de cuestiones,, sus bonos subieron como la espuma.

Y ese es un problema que repercute en el bolsillo del contribuyente. Son parásitos a los que mantenemos entre todos, ya que reciben dinero a manos llenas y lo utilizan a como mejor les plazca.

Viejos políticos locales recuerdan que antaño había que inventar a la oposición para que las elecciones tuvieran algún tufillo a competencia. El problema en aquellos años no era que siempre ganara el partido tricolor, sino que no existían rivales con los cuales “competir”.

Urgía darle un barniz de democracia a las elecciones. Y fue entonces cuando los estrategas del tricolor se dieron a la tarea de inventar a opositores cada que las elecciones tocaban a la puerta. Fue así que varios disciplinados militantes de la otrora aplanadora fueron convencidos para que compitieran bajo las siglas de los partidos de oposición que sobrevivían en aquel entonces.

Siempre terminaban en los últimos lugares sin embargo eso no les importaba. El chiste era que hubiera “competencia”. Con el tiempo los políticos se fueron convenciendo de que en los partidos de oposición podrían obtener mejores beneficios que en los partidos grandes. Fueron, digámoslo así, como aquellos gambusinos que en el viejo oeste dejaron su patrimonio atrás para aventurarse en una misión que si bien los podría hacer inmensamente ricos, también los podía hacer llorar lágrimas de sangre ante la falta del preciado metal que hace tan feliz a mucha gente..

Y apostaron bien. Los políticos que decidieron emprender la graciosa huida terminaron ocupando posiciones políticas que antes ni en sueños podían haber imaginado. Una abultada cuenta bancaria se reflejó de inmediato entre sus posesiones..

Por eso hubo un tiempo en que las deserciones fueron el pan nuestro de cada día. Frecuentemente los partidos de oposición convocaban a rueda de prensa para anunciar que equis fulanito, medianamente poderoso en el tricolor, ahora cambiaba de “camiseta” y prometía aportar todo su “talento” en bien de su nueva agrupación.

Hoy ya no se da tanto ese fenómeno. Hoy lo que se estila por parte de los políticos colmilludos que ya tienen cierto “pedigrí”, es dejar correr el rumor de que varios partidos de oposición andan tras él, con el único propósito de que los altos mandos lo citen y renueven el compromiso de “lealtad” que tienen con la institución que en su tiempo los encumbró hasta el infinito.

Funciona bien el truco. Por eso  ha sido adoptado por los principales “panes grandes” que dominan la política del patio. “No me das lo que merezco, ¡pues toma!, me voy a un lugar en donde si aprecian mi talento”, es la frase que ha sido patentada por los “panes grandes” en los últimos tiempos.

Y es que en la política se lucra con todo, hasta con los sentimientos. El chiste es saber sacarle jugo a todo. Usted habrá visto como nuestros políticos cuando no están inmersos en su campaña son una cosa y cuando están en busca del voto de la gente son un verdadero pan dulce a quienes poco les importa besar ancianas chimuelas, chamacos con el kleenbebé repleto de orines, y en el colmo del sacrificio, caminar por calles empedradas y en colonias en donde la delincuencia es la que se enseñorea.

Son incontables los “grillos” que se han hecho millonarios “administrando” instituciones políticas que en la realidad no sirven para nada. Bueno, es un decir, sirven para chantajear a los “panes grandes”, quienes tienen que abrir la cartera para mantener contento a esos zánganos que viven del sudor y del esfuerzo ajeno.

colis2005@yahoo.com.mx

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: