El Punto Sobre La i
Invitado

“Dobla las manos” Leobardo Rojas, dirigente del PRD en Quintana Roo; se postra a los pies del Gobernador

Bien dicen que hay político —independientemente del partido al que pertenezca— que no se postre a los intereses del gobernador en turno, cuando de pactar privilegios se trate. Y una vez más, en Quintana Roo, se ha comprobado que quien es “amo y señor” de las dirigencias partidistas tanto del PAN y del PRD, es Carlos Joaquín González.

Y es que si bien Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Presidente de México, reconoció a Joaquín González como el único mandatario en el país que no interfirió en la designación de los candidatos, de cara al Proceso Electoral Ordinario 2020-2021, a realizarse el próximo 6 de junio, lo cierto es que si lo hizo dictando órdenes desde su comodidad en “casa de gobierno” hacia las cúpulas tanto del PAN y del PRD, al imponer a figuras de su círculo más cercano.

Y en días recientes se confirmó aún más, por ejemplo, al ser el “titiritero” del novato e inexperto Leobardo Rojas López, actual dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Estado.

A pesar de negarlo una y mil veces ante las cámaras y micrófonos de los medios de comunicación al ser cuestionado, Rojas López cedió a las presiones del poder y traicionó a la militancia perredista de base al avalar la candidatura plurinominal a diputada federal a la sobrina del gobernador Carlos Joaquín González.

Arrodillado y doblado de manos, el dirigente estatal del PRD obedeció las órdenes del mandatario, sin importarle restar un espacio a gente con perfil, así como de trayectoria y trabajo político. Además, no conforme con la traición, a defendido a “capa y espada” la designación al afirmar que es un espacio abierto al sector empresarial, al ser dirigente de la COPARMEX en Cozumel. Se comenta que Leobardo Rojas recibió la indicación para beneficiar a la sobrina del gobernador a cambio de prebendas, y “ningunear” al panista Carlos Orvañanos Rea, quien fue totalmente menospreciado en la asignación de espacios.

Por otro lado, también aseguró que el endeudamiento de 820 millones por 20 años, comprometiendo las participaciones federales—aprobado por cierto por sus dos diputados del PRD en la XVI Legislatura del Congreso, Pedro Pérez e Iris Mora—es una acción positiva del gobernador del Estado. Y añadió, es importante alcanzar esquemas “para sacar adelante obra pública”, expresó.

Y como no, pues si de defender sus intereses y los de sus “jefes” se trata, Leobardo Rojas López es prestanombres de varias empresas, incluso relacionadas al sector de la construcción.

Cabe señalar que este personaje ha sido beneficiado por el “Joaquinismo” con la adjudicación de cuantiosos contratos. Por ejemplo, el jugoso contrato obtenido por acuerdo con Ángel Rivero Palomo, ex rector de la Universidad de Quintana Roo (UQROO), favoreció a Leobardo Rojas López, a quien le pagó 7 millones 65 mil 352.36 por servicios de limpieza, según consta en el contrato No. CLPN-02-2019 correspondiente a la licitación LA-923052983-E40-2018.

Y ahora, se dice que Rojas López le devolvió el favor al priísta Rivero Palomo, al intervenir y mediar para otorgarle la candidatura a Primer Regidor en la planilla de Juan Ortiz Cardín, candidato a Presidente Municipal de Othón P. Blanco por la alianza partidista “Va por México”.

Sin aprovechar la oportunidad de inyectar nuevos bríos al perredismo en la Entidad al llegar a la dirigencia del Sol Azteca, así como hacer renacer y unificar a las corrientes, Leobardo Rojas comenzó con el “pie izquierdo”, traicionando la confianza de una gran mayoría de los consejeros estatales, e increíblemente aliándose con su más acérrimo rival Rafael Esquivel Lemus.

Y así, de cosas y casos, y de otros privilegios del que ha gozado Leobardo Rojas al margen del “bisne”, las cuales estaremos desmenuzando en las siguientes entregas periodísticas.

Notas relacionadas

El semáforo rojo estuvo cerca! ¿Qué pasa?

El Punto Sobre la i

En buen plan

El Punto Sobre la i

La regidora Karla Bustillos Sierra en el dilema de cantar o gobernar

El Punto Sobre la i

Deja un comentario