A su corta edad ya sabe que para triunfar y tener éxito se necesita de esfuerzo, constancia y disciplina

0
20

Valladolid.- A su corta edad, Oliver Adair Bojórquez Poot, ya sabe que para triunfar y tener éxito en la vida se necesita de esfuerzo, constancia y disciplina.

Y es que, contrario a lo que muchos chavos de su edad, Oliver tiene bien claro sus objetivos, a tal grado que tuvo la iniciativa no solo de emprender, sino de compartir todo lo que ha aprendido a lo largo de años.

El joven, desde pequeño y con el incondicional respaldo y apoyo de sus padres, se fue desarrollando en las filas del arte marcial de taekwondo, a través del cual pudo adquirir muchos valores, como la disciplina y responsabilidad; lo que seguramente lo ayudaron a forjar esa mentalidad que muy pocos chicos logran tener en esa etapa.

Convencido y dando muestra de su pasión por este deporte, Bojórquez Poot, un chavo con una vida como cualquiera de su edad, desde hace un tiempo soñaba con trabajar en algo para ganarse las cosas por sí mismo, y que mejor que haciendo lo que más le gusta.

Dado el avance y el nivel que ha adquirido (1er DAN), así como las capacitaciones y los cursos en los que ha participado, Oliver Adair, decidió empezar a impartir clases de taekwondo. Como siempre, el apoyo de sus padres no se hizo esperar, al igual que de su maestro, Aldo Pérez Nahuat, de la escuela de pil sung Valladolid, en donde se forjó.

Para empezar, las clases estarán dirigidas para pequeños de 3 a 6 años de edad.

Contentos y entusiasmados por la iniciativa de su hijo, sus padres aseguran sentirse orgullosos por la actitud y los valores de responsabilidad y disciplina que su hijo ha adquirido y está demostrado en cada una de sus acciones.

Mientras tanto, el joven ya se encuentra listo para recibir a los pequeños que gusten inscribirse a las clases, y pide a los padres tener la confianza del trabajo que realizará.

Sin duda, Oliver, es un ejemplo como muy pocos, sobre todo ahora en los tiempos que vivimos, en donde la mayoría de los jóvenes prefieren perder el tiempo en la tecnología, muchas veces sin beneficio alguno.