728×90

2014, año de consolidación política para el Gobernador, Beto Borge

Luego de saldar los compromisos adquiridos con su antecesor y superar el escollo electoral a medianos del presente año, el panorama en el 2014 luce inigualable para el gobernador, Roberto Borge Angulo, quizá con mayor holgura que la esperada por la clase política local y del ámbito nacional.

Aún cuando en los meses del 2011 dio muestra que su juventud no sería impedimento para garantizar estabilidad económica, social y política en Quintana Roo, contrario a lo que argumentaron partidos políticos opositores al PRI e incluso de priistas del centro y sur de la entidad quienes estuvieron renuentes en aceptar su candidatura, Beto Borge dio muestra de sapiencia y puso en práctica su estilo para gobernar.

Lo que en un principio causó enfado y enojo entre varios grupos políticos y económicos, ahora se ha revertido, ahora aceptan y ven como futurista la forma de hacer política de Beto Borge, contraria a la populachera ofertada por Félix González Canto.

El mandatario estatal ocupó el 2012 para saldar “cuentas” con su antecesor, respetó espacios políticos y en la administración pública, fiel a su doctrina institucional guardó pausa a la hora de la ofensiva de los “indeseables y sabelotodo”, calló cuando tuvo frente a él la avalancha y se dedicó a sembrar los cimientos de su proyecto de gobierno.

En este año ya se perciben pequeñas muestras de su estilo de gobernar, de su tenacidad por entregar buenas cuentas ya sea en el ámbito político y económico, principalmente en este  último.

Contrario a los presagios de los politólogos,  incluidos los de esfera nacional quienes presagiaban que en Quintana Roo el PRI perdía la mayoría en el Congreso del Estado y cuatro presidencias municipales, Beto Borge logró un triunfo avasallador, contundentes, donde la raquítica oposición no tuvo más remedio que recular y guardar mejores tiempos.

Por tal motivo, Borge Angulo llega en inmejorable posición en el segundo tramo de su mandato, como lo hizo Joaquín Hendricks Díaz, pero a diferencia del antes mencionado, el gobernador en turno cuenta con “padrinos” a nivel nacional, tiene el espaldarazo del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, quien lo califica como un “político joven y brillante”.

En Quintana Roo hay sublimaciones  sociales y políticas como ocurre en cualquier parte del mundo donde se convive en democracia, porque Beto Borge se ha mostrado tolerante, respetuoso de los espacios y tiempos de quienes buscan expresarse, pero se mantiene la armonía porque tanto la sociedad como servidores públicos privilegian la armonía y han adoptado la vía del diálogo para solucionar diferencias.

Ante tal panorama, seguramente en este 2014 el Gobernador Roberto Borge Angulo buscará aterrizar los más ambiciosos proyectos de inversión para Quintana Roo y también, enfilar desde ahora a sus alfiles para que cuando llegue el momento para elegir al sucesor cuente con una buena “cuadrilla”, máxime si tomamos en cuenta que tendrá como calentamiento la jornada electoral federal del 2015.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: