JOSE MARIA MORELOS. – Vendedores ambulantes de la cabecera municipal que dejaron de laborar desde el inicio de la contingencia sanitaria por el Covid-19 tuvieron que regresar a las calles a ofrecer sus productos, ya que al quedarse en casa agotaron sus pocos ahorros y ahora requieren de ingresos para subsistir.

Esteban Cruz Quijano, vendedor de antojitos, dijo, en entrevista, que, desde la primera semana de la contingencia sanitaria, por recomendación de la autoridad, le pidieron que permanezca en casa para evitar la propagación del virus.

Refirió que siguiendo las sugerencias decidió ya no salir a ofrecer sus productos y optó por resguardarse, a pesar de que era su única fuente de ingresos para su familia.

Comentó que para amortiguar la situación recibió el apoyo por parte de la autoridad estatal con un paquete de despensa y donaciones de algunas empresas, pero con el paso de las semanas se consumió.

Por ello, dijo que los pocos recursos que había ahorrado lo tuvo que utilizar para adquirir productos de la canasta básica y de primera necesidad, pero también se agotó.

Manifestó que, por la necesidad de obtener recursos para mantener a su familia y pagar los servicios basicos como agua y luz, se vio obligado a salir a las calles ofertar sus productos.

Mencionó que la gente que quedó desempleada ya no seguirá aguantando el encierro y tendrá que salir a trabajar, acatando en todo momento las medidas de prevención.

Los comerciantes ambulantes ya se empiezan a ver de nueva cuenta en las principales arterias de la ciudad, pese a que la pandemia por el Coronavirus no se ha terminado y son las semanas donde se le ha pedido a la gente que refuerce las medidas de prevención.