huelga maestros*Educación, sindicalismo y reformas; temas complejos para una sociedad que exige calidad
Por Mario Castillo Rodríguez
Hablar de educación es un tema por demás complejo dado los acontecimientos de los últimos meses, háblese de Reformas, corrupción, imposiciones y hasta la detención de la oscura líder vitalicia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo.

Para entender todo lo que sucede es necesario ser un poco más reflexivo sobre el tema que tanto nos ocupa como lo es la educación de nuestros hijos. Hay mucha gente que está en contra de las medidas que están tomando los maestros para hacer valer sus derechos laborales, y están en contra porque existen inevitables realidades como la mala práctica docente porque las normales son malas, porque el sindicalismo es espeluznante, porque muchos maestros son pésimos, etc., etc., pero también muchos de los profesores trabajan día con día con gran vocación de educar, firmes en sus tareas, y eso no se puede negar.

Dentro del gremio magisterial hay un grupo selecto, privilegiado económicamente desde luego, que se vende a los intereses del gobierno, pero millones de maestros no comparten las conductas de nuestras autoridades, sobre todo cuando atentan contra intereses que se han ganado décadas atrás, en grandes batallas, incluso con sangre.

Ellos están en contra de lo que está pasando con la mentada Reforma Educativa. Y es que la reforma educativa tiene muchos bemoles, muchas lecturas hechas a modo y vicios ocultos que son complejos a los ojos de la sociedad, pero lo que si nos debe quedar en claro es que cuando un grupo social alza la mano para levantar la voz en toda la periferia de la Nación como lo maestros es que existe un descontento, y están en todo su derecho, y eso es a lo que se llama democracia.

En realidad los maestros luchan por cosas que a nosotros nos parecen absurdas, por ejemplo están luchando porque no sea aplicada la evaluación docente, porque a nosotros si nos interesa que los maestros sean evaluados, pero las formas en que esta reforma se quiere imponen no son las más óptimas. El gobierno antes de avalar las reformas, como la educativa, debió haber hecho mesas de consultoría, evaluaciones al interior de las políticas públicas, establecer diálogos entre la sociedad, los maestros y las autoridades, y no fue así, se tomaron acuerdos bajo la mesa con las Cámaras de Diputados y Senadores, interviniendo el Ejecutivo y la entonces líder del SNTE Elba Esther Gordillo únicamente, para después lanzar una bomba que hoy provoca un estallido social al que difícilmente podrán poner freno las autoridades, al menos si no favorece a los interese de los profesores, y hablo de los profesores de aulas, no de los miles de comisionados a nivel nacional que son unos perfectos lastres para la economía de México, aunque para la clase política sean un mal necesario.

Que quede claro, “No podemos estar en contra de quien exige a la ley lo que por derecho le corresponde”, siempre y cuando esto sea en forma pacífica.

Es de entenderse que las marchas y plantones detienen el tráfico y causa cierto tipo de molestias. ¿Pero acaso hemos recriminado a aquellos políticos que cierran calles y abarrotan plazas con sus mítines proselitistas, o hemos sido capaces de ponernos al unísono en contra de una delincuencia organizada que tiene secuestrada nuestra soberanía?
¿Verdad que no?, entonces porqué no permitir que aquellos que tienen el valor de levantar la voz defiendan lo suyo.

La realidad es que todos somos pisoteados en nuestros derechos, eso está pasando en todos los ámbitos, y todos nos quedamos de brazos cruzados por temor a la represalias de gobiernos y gobernantes autoritarios , hoy los maestros hacen lo propio para defender los suyos y nos incomoda en lugar de sumarnos, en lugar de alzar la voz, porque nadie puede negar el descontento generalizado, porque nadie puede negar que, en todos los estratos, las cosas van de mal en peor, y lo peor, seguimos de brazos cruzados viendo como unos pocos, se vuelven ricos con el dinero de muchos, con el dinero de todas las mexicanas y mexicanos.

Hoy, al llegar mi hijo de la escuela me entregó una circular que, imagino se entregó en todos los planteles de nivel básico, para informar que el día de mañana miércoles 28 de agosto no habrá clases debido a la problemática que enfrentan los profesores a causa de la malograda reforma educativa, y realmente no estoy de acuerdo en las ausencias de los educadores en las aulas, pero si se trata de defender sus derechos y solo será por unos cuantos días, expreso mi total apoyo a los maestros en la defensa de lo que por ley les corresponde, aunque las reformas digan lo contrario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí