728×90

El diputado Filiberto Martínez confirma que la curul la utiliza solamente para “blindarse” y no para servir a los Quintanarroenses

A pesar de ocupar por segunda ocasión un escaño en el Congreso del Estado, el diputado-presidente de la Comisión de Seguridad Pública en la XIV Legislatura, Filiberto Martínez Méndez no ha entendido que su máxima prioridad es la de cuidar los intereses y bienestar de la mayoría de los quintanarroenses y no el suyo propio, como lo ha hecho en la última década.

Resulta indignante que Filiberto Martínez, un chiapaneco que llegó a esta bella entidad buscando quien le mate el hambre, ahora no haga el mínimo intento por cumplir con la encomienda que él pidió al ex gobernador, Félix González Canto: ser diputado local por segunda ocasión.

Durante los primeros seis meses de la XIV Legislatura, el citado diputado se la ha pasado de vacaciones, en esporádicas ocasiones ha tomado la tribuna para defender cuestiones indefendibles, como el enorme boquete financiero que dejó durante su paso como presidente municipal de Solidaridad, pero hasta la fecha, no ha propuesto ninguna iniciativa relacionada a su comisión.

Y vaya que tiene material de dónde cortar, él tiene la oportunidad de crear o reformar leyes para disminuir los altos índices de robos a casa habitación; buscar nuevas estrategias para garantizar la seguridad a los habitantes de los diez municipios de Quintana Roo.

Hay muchas cosas que pudiera hacer el flamante diputado, pero no quiere, no le interesa el bienestar y seguridad de los quintanarroenses, a él su único proyecto se llama presidencia municipal de Tulum, por la cual desde ahora realiza campaña proselitista.

Cuánta razón tenían colegas de Playa del Carmen que describen a Filiberto Martínez Méndez como un truhan, lo tachan como una persona con doble cara, que tiene una facilidad para mentir, pero además es perverso, malo y solamente piensa en acumular riquezas para él y su familia.

Pero en fin, que sean los playenses y tulumnenses quienes interactúen con citada hiena. Ojalá alguno de sus asesores diga al citado diputado que en sus manos está la posibilidad de crear mecanismos para evitar que los cuerpos policíacos sigan cercenando la actividad económica-mercantil en las carreteras de Quintana Roo y más ahora que ya no existen las famosas garitas.

¡Nos quitamos el sombrero!, señora diputada, Cora Amalia Castilla

Aun cuando los ojos del búho no existe temple para alabar o resaltar cosas buenas que acontecen en la sede del Poder Legislativo, en esta ocasión hacemos una excepción, porque la señora diputada Cora Amalia Castilla Madrid se lo merece.

Así como hemos cuestionado, de manera reiterada, sus grandes o extensos rollos sin contenido, ahora reconocemos la pulcritud del mensaje expuesto hoy sobre el orgullo de ser quintanarroense, de sentirnos orgullosos de estar construyendo la grandeza de Quintana Roo en estos primeros 40 años como entidad libre y soberana.

Enhorabuena diputada, siéntase orgullosa de ser la punta de lanza para conmemorar, el próximo 8 de octubre, las primeras cuatro décadas de libertad, usted y su familia son dignos anfitriones y gozan del respaldo de la historia para hablar del legado que ahora disfrutamos y que tendrán las futuras generaciones.

Habrán ya analizado los pro y contras en caso de modernizar el quehacer legislativo?

Genial y fantástico, de esa forma suena la intención de modernizar el quehacer del Poder Legislativo, el único pero que existe –como en cualquier lugar donde se experimenta algo- es la duda para saber si nuestros excelsos y pulcros diputados tendrán la capacidad sesuda para utilizar el nuevo sistema a la hora de hacer las votaciones, dar lecturas a dictámenes e iniciativas de ley?

Esa y otras interrogantes se encuentran en el limbo, pero que seguramente serán detenidamente analizadas en el seno de comisiones, porque de lo contrario se corre el riesgo de “balconear” a los diputados faltitas. Verdad, Marcía Fernández?

Desconocido y asombroso cambio de postura del diputado petista, Hernán Villatoro, 

De manera por demás extraña en las últimas semanas, la postura y discursos expuestos en tribuna por el diputado petista, Hernán Villatoro Barrios, han bajado de tono y hasta figura ser un legislador incondicional del PRI y no de la intransigente izquierda.

No queremos mal pensar –aunque usted lector sí puede hacerlo- que el líder moral de los “rojos” en Quintana Roo ya haya negociado algunas prebendas con el mandamás de la XIV Legislatura o con el Gobernador, Roberto Borge Angulo.

Obvio que tal situación no tendría nada de malo, porque sólo estaría haciendo lo mismo que otros coordinadores de fracciones parlamentarias ajenas al tricolor, quienes desde hace meses “apechugaron” y se alinearon al sistema para gozar de las canonjías  del sistema político quintanarroense.

Desarticulados los panistas en la XIV Legislatura

La falta de liderazgo de Sergio Bolio Rosado no sólo ha quedado en evidencia sino que ahora parece ser que tiene los días contados como coordinador de la fracción parlamentaria del blanquiazul en la XIV Legislatura.

Su “cabeza” ya tiene precio, las dos legisladoras panistas (Perla Cecilia y Trinidad) sólo están a la espera de la elección del nuevo dirigente nacional para plantear quién será la nueva coordinadora.

Tal situación era bola cantada, porque Bolio Rosado ha jugado a todo durante su estancia en el Congreso del Estado, menos a velar por los intereses del panismo quintanarroense.

Que Rafael Beltrán Chim se decida si quiere ser dirigente obrero o funcionario del Poder Legislativo.

Como una broma de muy mal gusto calificó el personal del Congreso del Estado que el flamante director de vinculación de la XIV Legislatura, Rafael Beltran Chim  utilice su posición de dirigente sindical para lambisconear al Gobernador, Roberto Borge Angulo y no tomará parte del contingente legislativo durante el desfile del primero de mayo.

Pero la mayor inconformidad de los trabajadores que desfilaron,  donde por cierto se encontraban diputados y funcionarios, como Melissa Verduzco y Benjamín Vaca, es que el pitorreo  líder cetemista subiera en redes sociales una foto donde aparece saludando a Borge Angulo y codeándose con el presidente de la Gran Comisión, José Luis Toledo, en el palco de palacio de Gobierno.

Qué poca manera de este líder de pacotilla, ojalá que aun cuente con un poco de calidad moral para que decida si continúa como dirigente sindical o funcionario público, pensamos que se quedaría con la segunda opción porque 16 mil 900 pesos quincenales no los regalan a la vuelta de la esquina.

El lidercillo de los trabajadores sindicalizados saluda con sombrero ajeno.

“Ya les conseguí su bono del día de la madre”. “Ya gestioné un buen bono para el día del padre”. Ya amarré un buen incremento salarial”, estas y otras frases expone de manera reiterada el lidercillo Félix Serrato a la base trabajadora del Poder Legislativo, cuyo único interés es ganarse de nueva cuenta su confianza para reelegirse, cosa que difícilmente conseguirá porque los “dardos” ya están cargados para otra persona.

Lo que sí es una lástima que Félix Serrato intente seguirse burlando del intelecto de sus compañeros, porque muchos de ellos aun recuerdan que el dizque representante sindical no hizo nada cuando a principios del 2014 les redujeron sueldos, recortaron los bonos y otros beneficios.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: