728×90
Crear “cuadros políticos”, la urgencia del Pri

Crear “cuadros políticos”, la urgencia del Pri

A excepción de conservar la gubernatura en Quintana Roo y mantener el control político en los diez municipios, el PRI en la entidad no tiene mucho que festejar durante su 85 aniversario y su mayor apuesta será trabajar con sus sectores y organizaciones para volver a sacar “cuadros políticos” porque en la actualidad solo está produciendo servidores públicos o mejor dicho, “busca-chambas”.

Aun cuando no se encuentra en fase terminal o en terapia intensiva, el partido en el poder necesita regresar a su antigua forma de hacer política, de retornar a las colonias y poblaciones para encabezar demandas populares.

Una de las ventajas que tiene el PRI en Quintana Roo es que no cuenta con adversarios políticos porque tanto el PRD y PAN se han conformado con ser las primeras minorías, mientras el Panal y PVEM han adoptado alianzas o coaliciones con el tricolor para mantener su registro y ganar posiciones en la administración pública estatal y regidurías en los municipios.

Pero el verdadero problema que tiene el PRI del “nuevo siglo” es crear verdaderos cuadros políticos, preocuparse desde ahora para “construir o fabricar” a los próximos políticos de primer nivel, porque en la actualidad se carece de estos, o mejor dicho, son contados con la diestra.

Hasta la década pasada Cozumel y Chetumal eran las cunas de los políticos quintanarroenses, pero en la actualidad sólo la Isla de las Golondrinas pueda jactarse de decir que conservan la tradición, ya que la última generación de políticos chetumaleños prefirieron ceder el poder a cambio de prebendas, llámese económicas o políticas.

Es tan pobre la caballada de políticos de la capital del Estado que difícilmente alguno de estos aspire por méritos propios a buscar la gubernatura o senaduría; su máximo anhelo es la diputación federal y esto porque no existe riesgo que sea postulado un político ajeno de la región.

Entonces, hoy 4 de marzo, a 85 años de su creación, necesariamente el PRI debe hacer una auto-evaluación para rediseñar su proyecto, similar como ocurrió en el 2000 cuando perdió la Presidencia de la República para evitar fracasos o decepciones en un futuro cercano.

La fórmula no será nueva, sólo deberá aplicar la mística que ocupaba hasta la década de los 90´s, cuando existían buenos oradores y priistas, que arrastraban multitudes con su simple “verbo”.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: