728×90

A mi madre

Por Mario Castillo

Chetumal, Quintana Roo.- Hoy es 10 de mayo y consideré impropio hacer un comentario editorial dedicado a los políticos, hoy mi columna la tributo a mi madre, y existe un gran motivo para dedicar unas líneas a ese maravilloso ser que me dio la vida, por eso quiero dedicar estas humildes líneas a la Mujer que me desde niño ha guiado mis pasos para encausarme por el camino del bien.

Así es, tengo tantos motivos para agradecer a Mamá, pero mi corazón está pletórico de emoción que me hacen falta las palabras. Gracias te doy por enseñarme a caminar, por protegerme entre tus brazos en esos momentos de tristeza, por cuidarme en esas noches de enfermedad, por escucharme, por aconsejarme, porque a tu lado y con tus enseñanzas pude volar, soñar y cumplir mis mayores deseos.

Porque sin tu ayuda jamás hubiera sido ese hombre que hoy soy, porque tu humildad me enseñó a dar lo mejor de mí a quienes me rodean, a no guardar rencores ni envidiar nada a nadie, y porque hoy que tengo una familia siento que no te he defraudado y estoy poniendo en práctica cada una y paso a paso tus enseñanzas.

Porque hoy Madre mía, valoro mucho más tus regaños y tus consejos, y me siento muy arrepentido por esas noches en vela en las que interrumpías tus sueños hasta no verme cruzar el umbral de tu puerta. Y ya en la cama, entre sueños, escuchaba esas plegarias en las que pedías al creador cuidar mis pasos.

Gracias te doy madre mía por ser la mujer maravillosa que eres, y porque contigo aprendí que caminando siempre de la mano de Dios, el único camino para salir adelante en la vida es el trabajo y la perseverancia.

Gracias “Rosalba” y perdona todos los dolores de cabeza que mi inmadurez y mis locuras de juventud te causaron, pero sobretodo, gracias Mamá porque gracias a ti hoy conozco el pleno significado de la palabra “amor”.

Y te dedico estas líneas porque hoy es “Día de las Madres”, pero tú sabes bien que yo no necesito un día especial para dedicártelo, porque para mí todos los días son propicios para decirte cuanto te amo, para darte obsequios, para llevarte flores y para darte las gracias por ser una gran mujer.

“El amor de mi madre por sus hijos no contempla lo imposible”

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: