728×90

Si Trump ganó las elecciones en Estados Unidos, ¿Quién podría ganar en México?

Por Salvador Pérez Hernández

Si como se autodefine en la publicidad oficial, México es líder mundial en la globalización, entonces se deberá atender la enseñanza que nos dejan los pasados comicios electorales en Los Estados Unidos de Norteamérica, donde un candidato de personalidad extravagante y locuaz, que basó su plataforma electoral en postulados excéntricos contra los mexicanos; como su criminalización, la construcción de un gran muro fronterizo, la expulsión en masa de ilegales mexicanos, incremento de las tarifas fronterizas a migrantes, confiscación de remesas derivadas de salarios ilegales, y en otros temas polémicos como la liberación a la portación de armas.

¿Pero por qué votarían los mexicanos por el candidato más repudiado y temido?

Al igual que la ciudadanía americana, lo mexicanos están profundamente decepcionados por las mentiras de los políticos surgidos de los partidos tradicionales, y como en Quintana Roo, manifiestan que ya no quieren más de lo mismo y votan por un cambio, aunque ese cambio llegara a ser perjudicial para el sistema político, económico, social y cultural que se conoce hoy día, y hay que poner atención a las frases del Presidente de la República; Enrique Peña Nieto, que menciona un “mal humor social” derivado de los nulos resultados de las Reformas en beneficio de la vida diaria de la ciudadanía.

Hambre y malestar social generan ingobernabilidad, resintiéndose en un aumento explosivo de la corrupción, inseguridad, linchamientos de los delincuentes y la presencia de justicieros anónimos, problema social que se agudizará con el aumento del desempleo y la caída brusca de las remesas de los trabajadores migrantes, mismos que serán deportados, echando más fuego al enojo social, y que podrá ser capitalizado por cualquier partido ajeno al Partido Acción Nacional y al Revolucionario Institucional que son vistos como los actores del incremento del hambre y la debacle económica de las clases trabajadoras y marginadas.

En Estados Unidos Donald Trump capitalizó el odio hacía los políticos gobernantes por la implementación de políticas públicas erróneas, que han generado un incremento desproporcional del gasto y de la deuda nacional ya que han fallado en su promesa de construir una mejor nación y donde Hillary Clinton era vista como una marioneta integrante del establishment y a pesar de la evidente fanfarronería de Donald Trump este les ofreció un liderazgo, que aunque no tan creíble rompe con el establishment.

El “Establishment” es el grupo dominante u ostensible que muestra el poder o la autoridad en un país, en México, es un grupo social cerrado que conforman a los integrantes de la elite política se identifican como miembros de este establishment a ex presidentes, integrantes del gabinete presidencial y algunos integrantes del Congreso de la Unión que se alternan curules en la Cámara de Diputados y en la de Senadores.

En México tenemos un panorama desolador de la política, donde todos los; hijos jóvenes de los funcionarios del gabinete federal e integrantes del partido gobernante; el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ocupan posiciones estratégicas, que si se les fincara responsabilidades, serían fácilmente tipificadas como “Nepotismo”, situación agravada por la propuesta del Presidente del PRI nacional; Enrique Ochoa Reza, quien promete un 30 % de espacios de elección popular para los jóvenes, la pregunta es ¿Quiénes serían estos jóvenes? ¿Juniors de encumbrados y poderosos políticos o jóvenes de la base priista con una ostensible carrera dentro del partido?

En el Partido Acción Nacional, la situación no es tan diferente, con un Presidente Nacional, que hace dispendio de recursos, al viajar constantemente al extranjero, donde tiene a sus hijos, y una Margarita Zavala Gómez del Campo, que se fotografía con Carlos Salinas de Gortari, Ochoa Reza e inclusive con prófugos de la justicia como Javier Duarte (Ex Gobernador de Veracruz).

La lista de presidenciables, ya está a la vista; Rafael Moreno Valle Rosas, Margarita Zavala Gómez del Campo, Manlio Fabio Beltrones, Jaime Rodríguez Calderón, José Antonio Meade, Jorge Castañeda, Miguel Ángel Mancera, Juan Ramón de la Fuente, Miguel Ángel Osorio Chong y Andrés Manuel López Obrador, ¿Cree usted que de este lista alguien no sea parte del Establishment?

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: