Chetumal.-El estado de Quintana Roo actualmente atraviesa la peor crisis de seguridad en su historia bajo el mandato de Carlos Joaquín González, sin embargo pese a la ola de violencia que azota la entidad aunado a la crisis económica causada por el coronavirus, las autoridades encargadas de mantener la paz y tranquilidad de los quintanarroenses se burlan prácticamente de la ciudadanía.

Tal es el caso de Jesús Alberto Capella Ibarra secretario de seguridad pública de Quintana Roo y quien fue nombrado titular de la dependencia el 25 de septiembre del 2018, el famoso «chief police» es ya el peor secretario que ha tenido el estado número uno en turismo de México.

Y es que en su momento Alberto Capella prometió dar resultados en materia de seguridad en menos de 3 meses, sin embargo a casi 2 años de su nombramiento los resultados son mínimos, por no decir nulos, pues el secretario prefiere codearse con actores y famosos antes que dar la cara por la seguridad pública de Quintana Roo.

Lo anterior queda demostrado en la nueva gran «idea» de «Capellashow» cómo le gusta que le llamen, ya que a través de su cuenta de Instagram dio a conocer una nueva «estrategia» en la que entrevista a famosos sobre temas de seguridad pública y a dicho proyecto decidió llamarlo «en frecuencia policial».

En este importante «proyecto» del «chief police» han sido entrevistados los actores Ariel López Padilla, Roberto Palazuelos; la actriz Cecilia Gabriela y la conductora Mónica Garza a quienes los ha entrevistado para su programa de «estrategias» policiales.

Estas ocurrencias de Capella Ibarra no sólo le cuestan al erario público como su famosa orquesta, quienes no son más que músicos vestidos de policías que cobran como si fueran en verdad elementos de seguridad pública, si no le cuestan sobre todo a los quintanarroenses que sufren a diario de la delincuencia.

En breve comenzará el proceso electoral y muchos de los candidatos podrán usar de bandera el combate a la inseguridad que todos los quintanarroenses claman a gritos, pues desde Holbox hasta La Unión en la frontera con Belice, Carlos Joaquín entregó el estado de Quintana Roo a la delincuencia.