728×90
Ni vendiendo pepitas levanta su imagen la diputada federal “SúperLiz”

Ni vendiendo pepitas levanta su imagen la diputada federal “SúperLiz”

Luego de tomar dos años de vacaciones en el recinto de San Lázaro, la diputada federal de origen Chetumaleño –ojo, no electa por chetumaleños-, Lizbeth Gamboa Song, ahora pretende trabajar a marchas forzadas para crear su imagen política y mantener vivas las esperanzas por alcanzar la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Othón P, Blanco.

Cuando restan escasos once meses para que siga cobrando como representante popular de los quintanarroenses en el Congreso de la Unión, la hija de la ex magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, “La China Song”, ha emprendido una serie de acciones encaminadas a enarbolar una imagen de política cercana a la gente, cosa que hasta hace tres meses no sucedía.
A la par con las prebendas que ofrece en su casa de campaña, ahora la diputada federal plurinominal -que fue “apadrinada” por el ex gobernador, Félix González Canto, sin tener ningún merito partidista para alcanzar la designación-, estableció mercados rodantes en las colonias de Chetumal donde ofrece a, dizque precios al costo, productos de primera necesidad.
Pero tal acción que promueve Lizbeth Gamboa Song -obviamente para atraer votos y popularidad entre la población-, es una afrenta para programas similares que establecieron el Gobernador, Roberto Borge Angulo y el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, “reciclando basura por alimentos” y “Cruzada contra el hambre”.
Habría que proponerle a la novel legisladora que busque otros programas o proyectos benéficos para la sociedad donde pueda incrementar su imagen política, porque este de “vender productos al costo” no solamente crea inconformidad entre la población, sino que la hacen ver como una política “pioja”.

¡No señora diputada! No quieran vender “espejitos” a los chetumaleños, no somos tontos o tarados como Usted presume. Esa envidiable posición que tiene como representante popular en la máxima tribuna del país debería utilizarla para buscar mejores beneficios, como por ejemplo: Disminuir el costo de la energía eléctrica, pugnar por detener el precio en los combustibles, proponer estabilizar el valor del litro de gas butano e ingeniárselas para que la Secretaría de Hacienda otorgue estímulos fiscales, de lograr esas cosas, entonces sí estaría dando un gigantesco paso a la presidencia municipal de OPB.

En verdad que da vergüenza ver gente como Usted que mal ocupa un escaño en el Congreso de la Unión, pero debemos reconocer nuestra culpabilidad pero no se preocupe porque en nuestras manos está mandarla de nueva cuenta a su casa, de donde nunca debió salir o su defecto, que siga inventando sandeces en los negocios de su familia, ahí sí puede hacer y deshacer, como quiera, pero lo dudamos, porque estamos seguros que nunca despilfarrará la herencia familiar.

Además de la rabia, sus “jaladas mentales” o “proyectos sociales”, como quiera llamarlo, nos dan risa, porque la mayoría de los chetumaleños la conocen, saben quién es usted, y aun cuando compre ropa de bazar o mercado, visite las colonias y se eche un taco con la plebe, usted, sencillamente, no es parte de la raza. Ni ahora ni nunca.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: