Historias XXX en la Policía Municipal Preventiva de Othón P. Blanco

1955 0

CHETUMAL.- Tener grado y ser mando en la Policía Municipal Preventiva tiene sus privilegios y de eso, mucho sabe “Morfeo” nombre en clave de Roger Mena Briceño, supervisor de servicios.

Constantes han sido las denuncias que se pierden en el tiempo de mujeres policías que son acosadas y presionadas por los mandos para obtener servicios sexuales a cambio de prebendas.

“En la corporación si no las das, simplemente estás jodida”, dice una ex policía que pide el anonimato.

“También hay quienes las dan porque quieren sus privilegios, hacer mas de tres horas en la casa cuando salen a comer, llevar a sus hijos a las casetas, estar en las patrullas”, agrega.

Y esta última es la historia de Morfeo, quien desafortunadamente tiene en la misma corporación a su esposa, Adriana Díaz González, y lo que es peor, también con mando en la corporación como supervisora de servicios.

El problema de Morfeo no es tener a su esposa en la Corporación policiaca, sino haber sido sorprendido por ella en la patrulla 17, portando el uniforme oficial en una escena candente con su amante, Margarita Flores Díaz, policía tercero de servicio en el área de celdas, en actos de demostración total de amor el uno por la otra.

En ese momento, Morfeo aprendió lo que es amar a Dios.

Ante la presencia de otros uniformados que no sabían si apoyar a su compañera en servicio o a su mando, la iracunda esposa, Adriana Díaz González arremetió contra la amante, pero Morfeo cerró a tiempo puertas y ventanas de la patrulla mientras su esposa golpeaba los cristales y pateaba las puertas laterales.

La fúrica policía sacó el teléfono celular y fotografió incansablemente a los dos amantes mientras les mentaba la madre una y otra vez.

El escándalo fue del conocimiento de todos los policías en guardia durante ese momento, aunque el sub director de la cárcel pública municipal Carlos Manuel Lugo Espadas solo dio parte y no procedió contra ninguno de los tres policías involucrados en el escándalo dado que Morfeo y la esposa despechada, son sus mandos inmediatos.

Policías subordinados a Morfeo solicitaron su remoción como supervisor y denunciaron que tiene varias demandas en la Comisión de Derechos Humanos, sin embargo, nunca han procedido en su contra.

“Yo conozco a Morfeo, a su gente todo lo que quieran, pero a las que no somos su ‘gente’ no nos ayuda en nada, al contrario”, agregó la ex policía.

Finalmente el escándalo terminó cuando la esposa de Mofeo tocó retirada.

Sin embargo, una semana después se repitió la misma historia. Estando Roger Mena Briceño nuevamente acaramelado con Margarita Flores Díaz, llegó nuevamente su esposa y se armó la de San Quintín sin consecuencias para nadie.

Y es que al parecer esto es el pan de cada día en la Policía Municipal Preventiva, pues la esposa, Adriana Díaz González, tiene igualmente una demanda Derechos Humanos por casi matar a un detenido en las celdas municipales; como consecuencia de ese brutal ataque, la suspendieron 15 días, pero ahí no para la cosa; tiene una segunda querella en su contra por golpear a una mujer que la andaba dando baje con su amante (querido), a quien sin importar que estaba en la vía pública y ella uniformada como policía, le propinó fenomenal tunda.

Así de las historias xxx en la policía municipal preventiva de Othón P. Blanco, donde todos saben cómo se cuecen las habas y al parecer, el único que no sabe, es su director general Gumersindo Jiménez Cuervo. Esa es la única explicación por lo que no se hace nada, ni llamada de atención siquiera a todos estos policías que una y otra vez, degradan el uniforme.

 

Related Post

Deja un comentario