728×90

Habemus Ombudsman en Quintana Roo

Si no sucede catástrofe alguna, durante la sesión de mañana o el jueves próximo, el pleno de la XIV Legislatura del Congreso del Estado formalizará la designación y tomará la protesta de rigor a Harley Sosa Guillén como el nuevo presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (CDHEQROO), joven funcionario público que contó con el respaldo de 40 organizaciones no gubernamentales (ONG´S) y tres partidos políticos.

A pesar de todos los desaguisados provocados por el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos de la presente legislatura, el panista, Sergio Bolio Rosado, quien en su afán por acaparar reflectores de los medios de comunicación y de la sociedad trató de “popularizar” la unción del próximo dirigente de la CDHEQROO, sólo provocó un conflicto social entre los que aspiraban a ocupar la silla que dejó vacante Mora Castillo.

Y subrayamos el malestar generado por el diputado cancunense, porque desde un principio y a pesar de las modificaciones hechas a la ley, entre las que destaca desaparecer el requisito de ser necesariamente abogado para aspirar al cargo, Bolio Rosado y sus compañeros diputados debieron manejar bien las reglas del juego a fin de legitimar el nombramiento del nuevo Ombudsman.

Pero lejos de quienes, en especial de los aspirantes que perdieron y los grupos políticos que buscaban tener el control político y laboral de la CDHEQROO, habrá que darle el derecho de la duda al joven profesionista, Harley Sosa Guillen.

Porque lejos de tacharlo por ser originario de Campeche, de fungir como subsecretario jurídico de la Secretaría de Gobierno, de separarse de su primera mujer y de todo lo que respecta a su vida personal, será necesario ver sus acciones para cuestionarlo, porque a su antecesor, Mora Castillo, a pesar de gozar del respaldó político y de la sociedad, su trabajo dejó mucho que desear.

Pero además es digno resaltar el irrestricto respaldo que recibió Harley Sosa para postularse, y no sólo hablamos de las 43 agrupaciones no gubernamentales que lo cobijaron, sino que también partidos políticos como el del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC), no tuvo necesidad de buscar el apoyo del PRI como en su momento lo buscaron y obtuvieron, Armando García Torres y Mora Castillo, respectivamente.

Entonces, es el momento de cerrar este capítulo y esperar los resultados que otorgue Harley Sosa Guillen, en especial, segmentos marcados de la sociedad como el indígena, discapacitados y las personas que no gozan de su libertad que a diario claman el apoyo de los derechos humanos.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: