728×90

Entre Mentiras Y Traiciones El Pan En Quintana Roo Se Despedaza

Chetumal.- Un vez más la actitud visceral y falta de oficio político del dirigente estatal del PAN, Eduardo –Kuquis- Martínez Arcila quedó en evidencia al manejar como cruel titiritero a su marioneta, Yesica Chávez líder el partido en Benito Juárez para destituir del cargo a secretario general del Comité Municipal de en esa demarcación a Luis Ezequiel Orozco cuyo único pecado fue el haberse inscrito para competir a consejero nacional y no dejar libre el paso al diputado local, Sergio Bolio Rosado para ese puesto.

Pero además de su falta de oficio político quedó en evidencia su escasez de tacto y educación para tratar a las mujeres, ya que testigos afirman que al enterarse en días pasados que se llevó a cabo una reunión en la sede del PAN en Benito Juárez del llamado grupo Homogenia-corriente contraria a la de Eduardo Martínez- arremetió contra Yesica Chávez con insultos y amenazas por haber permitido al “enemigo en casa” lo que se vio como una posible ruptura entre ambos personajes.

Sin embargo la falta de capacidad política de la dirigente del PAN en Benito Juárez y el grotesco carácter de Martínez Arcila se impusieron nuevamente a tal grado que al enterarse de que Luis Ezequiel Orozco se registró para el cargo de consejero nacional y competiría contra Sergio Bolio Rosado nuevamente las cosas se pusieron intensas ya que el antes citado por poco se queda en el camino al lograr solamente 10 votos más que el ahora destituido secretario general lo que generó que buscara “chichi” con el actual dirigente estatal.

Fue así como Sergio Bolio Rosado quien a parecer sigue teniendo el control al interior del PAN le ordenó a su lacayo, Eduardo Martínez Arcila y este a su vez a su marioneta Yesica Chávez que convocara para este jueves en carácter urgente una sesión del Consejo Municipal en donde uno de los puntos de la orden del día sería el hacer uso de sus facultades como dirigente el remover del cargo al secretario general Luis Ezequiel Orozco con el voto de 14 consejeros a favor y ocho en contra, lo que bastó para que se consumiera esta nueva ilegalidad.

Esta ha sido la política del dirigente del PAN Eduardo Martínez Arcila que pareciera que lejos de mantener al partido como oposición lo convierte en un lacayo más de sus interese porque en lugar de arremeter contra sus adversarios políticos de los demás instituto políticos se ha dado la tarea de perseguir y obstaculizar a la gente del blanquiazul al grado que ya existen voces de militantes que piden que sea destituido del por la Comisión de Orden por la serie de violaciones que realiza a los estatutos.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: