¿Dónde jugarán los niños?

102 0

Chetumal.- Esa fue una frase dichas muchas veces en infinidad de escenario por un famoso grupo musical para referirse al daño ambiental que hacemos; sin embargo quise utilizarla para preguntarle a la sociedad chetumaleña que le sucede; ¿ por qué prefiere aglutinarse en un mitin político o para defender lo que dicen ser los derechos laborales y las riquezas de la Nación, pero al momento de convocarlos a manifestarse para que la seguridad y tranquilidad regrese a nuestra bella capital; simplemente se hacen los desentendidos.

Fue frustrante para un servidor el acudir al museo de la Cultura Maya el cual fue dispuesto como punto de reunión para iniciar la llamada la marcha: “Nuestra Capital sin Violencia” organizada por el grupo Fuerza Ciudadana por Quintana Roo y ver que a duras penas había 20 personas vestidas de blanco para hacer valer su voz contra la inseguridad.

Había más representantes de los medios de comunicación que acudimos a cubrir el evento, algunos de ellos por obligación, “orejas” de los tres órdenes de gobierno y uno que otro colado que siempre acude para salir en la foto, que ciudadanos con la intención de levantar la voz para exigir a las autoridades resultados con acciones que realmente detengan la inseguridad y no payasadas como las hechas por la policía municipal preventiva,

La respuesta fue más que nula por parte de la ciudadanía si tomamos en cuenta que somos más de 150 mil habitantes en Chetumal y que todos estamos expuestos a ser víctimas de la delincuencia  la inseguridad e impunidad que nosotros mismos generamos por acciones como estas. Quiero dejar en claro que no criticó a los organizadores del evento, mismo que parecía convertirse en un éxito porque en las redes sociales todo mundo se rasgaba las vestiduras para hacer valer su voz; pero al final todo fue pura “faramalla”.

Es vergonzoso que muchas personas que dicen ser luchadores sociales ahora por compromisos y miedo simplemente se hicieron las desentendidas para no acudir al llamado de unos cuantos que pese a los embates del sistema siguen en pie de lucha; dónde estuvo Patricia Palma  Olvera o Víctor  Zapata Vales quienes siempre critican por la inseguridad y ahora por conveniencia se escondieron.

Dónde estuvieron las  ciento de personas que en las redes sociales aseguraron apoyar esta marcha que a duras penas junto a 50 personas; con qué cara ahora exigirán a las autoridades pongan un alto a lo que sucede en Chetumal y a la hora de  la verdad se esconden, pero si fuera un mitin político, un baile o donde regalen objetos llevarían en masa.

No critico a todos porque muchas personas tenían verdaderos compromisos que atender, sobre todo laborales; pero si a la gente que siempre se llena la boca diciendo que las autoridades son mediocres, que viven de nuestros impuestos, que son corruptos y mediocres y que ahora al tener la oportunidad de levantar la voz sin gritos ni violencia simplemente escondió la cabeza como el avestruz.

¿Dónde jugarán los niños?, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos si en lugar de luchar por mantener la tranquilidad y seguridad en nuestra bella capital huimos y casi rogamos que lo malo le pase a nuestro vecino y no a uno mismo; con qué cara criticaremos ahora cuando no acudimos al llamado de un grupo de gente para exigir que la paz regrese a nuestra casa común.

Si bien el lamentable hecho que le costó la vida a la activista, María Elena Pérez Huerta generó críticas y manifestaciones en contra de las autoridades; donde quedaron sus hipócritas amigas que desde su fallecimiento inundaron las redes sociales con fotografías con ella, dónde están las personas que decían que las cosas no pueden seguir así, funcionarios y funcionarias que entre dientes criticaban al sistema pero que  comen de él y no lo pueden señalar abiertamente.

Dónde quedaron esos políticos fantoches que felicitan al procurador del Estado por detener al presunto homicida, solamente porque era una priista; pero que pasó con el caso del regidor del Partido del Trabajo, allí sí quedó mudo; que vergüenza que todos digan y al momento de hacer las cosas no encerramos en nuestra burbuja; ojala y esto no desaliente a los organizadores para que sigan levantando la voz: ojala y no pase otro hecho violento y trágico para que nuevamente los hipócritas levanten la voz y al final al momento de actual sean uno cobardes.

¿Hacia dónde vamos sociedad chetumaleña?, pregúntense eso viendo a sus hijos o nietos para saber si más adelante habrá algún lugar  seguro donde jueguen los niños.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Related Post

Ad nutum

Posted by - marzo 21, 2016 0
Por: Rosy Covarrubias. .–QUINTANA ROO EN LOS OJOS DEL MUNDO  -CANCÚN, SEDE GLOBAL ANTIDESASTRES  – LA OTRA CARA DE QUINTANA…

Deja un comentario