Salud bucal, importante para un buen rendimiento

147 0

El futbol es un deporte que precisa gozar de un perfecto estado de salud para obtener el máximo rendimiento.

Los jugadores de futbol tienen mayor probabilidad de sufrir caries, debido al alto consumo de hidratos de carbono y de bebidas azucaradas. Está científicamente comprobado que tener caries puede producir calambres, desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas, ya que las bacterias de la boca se extienden a través del torrente sanguíneo y perjudican a los músculos y articulaciones. Además, dichas bacterias se pueden diseminar y llegar a otros órganos del cuerpo, incluyendo el corazón, por lo que podría incluso ocasionar la muerte, debido a una falla multiorgánica.

Otra infección común que sufren los futbolistas es el bruxismo tensional; el hábito inconsciente de apretar los dientes generado por el estrés. Provoca dolores de cabeza, cuello, trapecio y toda la musculatura relacionada con la cadena posterior (dorsales, lumbares, glúteos, isquiotibiales, entre otros).

Por otra parte, la ausencia de piezas dentales conlleva otras consecuencias, y es que la digestión comienza en la boca. Si a un deportista le falta alguna pieza dental y ésta no se reemplaza, el alimento no se tritura con normalidad, lo que provoca alteraciones del aparato digestivo, ya que el estómago no trabaja correctamente, está sometido a un exceso de trabajo, y un mayor gasto de energía con una digestión más lenta.

Especialistas en medicina deportiva, preparadores físicos, además de los odontólogos, coinciden que una mala higiene bucal es uno de los principales factores que origina las lesiones, por ello es de suma importancia que los equipos de futbol incluyan las pruebas bucodentales en los protocolos de la pretemporada, cuando los jugadores se someten a la revisión física, y así minimizar el riesgo de lesiones musculares en los futbolistas.

Entre los casos que se han dado de futbolistas con estos problemas podemos mencionar:

Robert Prosinecki en el Real Madrid a principios de los noventa, fue de los primeros que se dieron a conocer. Le encontraron una caries más escondida de lo normal que vino a explicar una extraña serie de recaídas en lesiones musculares. Una vez subsanada, se terminaron las convalecencias.

Rivaldo: cuando militaba en el club Barcelona tenía fuertes dolores de cabeza. Fue el dentista especialista del club quien, después de realizar todo tipo de pruebas al jugador, se dio cuenta de que debía dejar de masticar chicle en los partidos.

En julio de 2009, Milán se echó atrás en su acuerdo por quince millones de euros con el Oporto por el fichaje de Aly Ciossokho, tras someterlo a revisión médica previa a la firma y descubrir una malformación dental, un problema, donde los dientes del maxilar superior e inferior no encajan como debieran al cerrar la boca, lo que podría acarrearle problemas físicos más graves que afectarían directamente a su rendimiento. Los especialistas consideran que esto puede acarrear en el jugador consecuencias de naturaleza ósea y muscular sobre la columna vertebral y pubalgia fruto de una mala postura corporal.

Cristiano Ronaldo: ha utilizado un protector bucal que tiene como función cuidar su dentadura contra posibles golpes, además, alinea su mandíbula para que su rendimiento no decaiga.

La máxima expresión del rendimiento deportivo solo se consigue con un cuerpo totalmente sano. Cuidemos nuestra boca, pues una lesión que creemos irrecuperable puede tener su origen ahí arriba, donde no vemos y no creemos.

Related Post

Deja un comentario