“Pal perro”, las cárceles municipales de Quintana Roo

3 0

*Las de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Lázaro Cárdenas e Isla Mujeres, prenden los semáforos en rojo

Por Mario Castillo

Chetumal.-Cinco de las once cárceles municipales de Quintana Roo, no cumplen con las condiciones mínimas para proporcionar un trato humano y respetuoso a quienes caen en ellas por cometer faltas administrativas y/o infracciones a los bandos de policía y gobierno municipal.

De acuerdo a una evaluación y diagnóstico realizado por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo, son los centros de detención de los municipios de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Lázaro Cárdenas e Isla Mujeres, los que mayores deficiencias presentan y prenden los semáforos en rojo.

Esto derivado de los instrumentos de diagnóstico tales como Capacidad y población, Procedimiento de ingreso, egreso y registro de pertenencias, Situación jurídica y normatividad, Comunicación con el exterior, Estancia digna y segura, Atención médica, Integridad física y moral, Capacitación al personal, Grupos en situación de vulnerabilidad; sin pasar por alto la deficiente infraestructura de los inmuebles.

En tanto los municipios de Othón P. Blanco, Tulum, Solidaridad, Cozumel y Benito Juárez que tiene dos cárceles (El Torito y Zona Hotelera), cumplen en cierta forma con las condiciones mínimas para mantener bajo detención preventiva a quienes cometen alguna falta administrativa, pero de igual manera requieren mayor dedicación para elevar los parámetros de aceptación.

Por tal motivo, en virtud de las problemáticas evidenciadas en el diagnóstico, la CDHEQROO a través de su titular Harley Sosa Guillen, emitió un pronunciamiento hacia los 5 presidentes municipales involucrados (Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Lázaro Cárdenas e Isla Mujeres), a fin de subsanar en un término de 6 meses -a partir de esta fecha- las siguientes observaciones:

Proporcionar alimentación adecuada durante las 36 horas de arresto, contar con traductores certificados, contar expedientes físicos o digitales al día, separación entre hombres y mujeres, así como adolescentes, realizar las valoraciones médicas correspondientes, contar con manuales de procedimientos y protocolos de seguridad, que los Jueces Calificadores o de Paz, acudan de manera frecuente a verificar el estado físico y vigilar el respeto y protección a los derechos humanos de los arrestados entre otros.

Cabe señalar que este diagnóstico es un ejercicio que no se había realizado con anterioridad, pues únicamente se habían revisado las cárceles que albergan personas por la comisión de un delito. Este diagnóstico fue elaborado mediante encuestas, entrevistas y recorridos a las instalaciones, por lo que se elaboraron indicadores tipo semáforos de alerta que demuestran si se encuentran “bien”, “requieren atención” o “requieren atención inmediata”.

Es de añadirse que en dicho diagnóstico, y en el informe emitido por la Comisión de Derechos Humanos que se encuentra en su portal web, no se incluyó al municipio de Puerto Morelos, dado que este apenas fue desincorporado de Benito Juárez para su reciente creación, pero se integrará en la evaluación del siguiente año.

Related Post

Deja un comentario