728×90

Los 10 alcaldes de Quintana Roo son pésimos administradores y “malísimos” para la política

Chetumal.-A escasos días de concluir con el  primer tercio de su mandato, los 10 presidentes municipales de Quintana Roo entregan malos resultados a sus gobernados, y con excepción de los municipios de Solidaridad y Othón P. Blanco, los restantes naufragan a la deriva y si no fuera por la celestial ayuda de la administración estatal ya se hubieran hundido.

Para fortuna de los quintanarroenses, tanto para los que radican en el sur, centro y norte, es que sólo requirieron menos de 365 días para vivir en carne propia las epopeyas de los alcaldes, de quienes hace un año ofrecieron mejorar su nivel de vida.

Hasta cierto punto era obvio ver este tipo de resultados, principalmente en ayuntamientos de la zona maya como Lázaro Cárdenas, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, así como los de nueva creación como Bacalar y Tulum, porque administrativamente no son redituables, no cuentan con grandes ingresos propios para autofinanciarse.

Pero no así en los restantes municipios, principalmente el de Cancún y Cozumel, porque son dos de los principales motores que mueven la economía de Quintana Roo y México, y ahora nos damos cuenta que en ambos, la inexperiencia política de sus autoridades han provocado que naufraguen.

Era obvio que tanto Paul Carrillo de Cáceres y Freddy Marrufo Martín carecían de capacidad política, pero había una pequeña esperanza que por sus condiciones de buenos administrativos sacaran a flote sus respectivos “barcos municipales”, pero nos equivocamos y a no ser por el Gobierno del  Estado, ya se hubieran hundido.

La misma inoperancia se percibe en los municipios de José María Morelos y Bacalar, donde sus “virreyes”, perdón, “sus presis”  Juan Parra López y José Alfredo Contreras Méndez, han demostrado que salieron bueno para otras cosas, menos para gobernar, menos para cuidar los recursos de sus ayuntamientos.

El actuar de ambos en este primer año ha sido peor, incluso comparado con que tiene su colega, el olvidado rey del huarache, Luciano Simá Cab, quien sin grandes alardes ha cumplido a los habitantes de Lázaro Cárdenas sin tener que tener que andar de “lambizcon” y muchos pedir préstamos o famosos adelantos económicos.

Gabriel Carballo Tadeo no figura entre los grandes presidentes municipales, pero tampoco entre los peores o los más fanfarrones de los diez municipios de la entidad, tiene conocimiento que tal posición no alcanzará para sobresalir en la política estatal y por ende espera su turno para sumar al nuevo proyecto estatal.

Mauricio Góngora de Solidaridad y Eduardo Espinosa Abuxapqui de OPB, son los dos alcaldes que han aprovechado estos primeros meses para sentar las bases de administraciones municipales estables, a pesar del boquete financiero en que recibieron sus comunas.

Ambos han echado mano de la experiencia política y dotes de buenos administradores para paliar la falta de recursos económicos y lo mismo sonríen a la federación y Estado para bajar más proyectos benéficos para sus gobernados, que interactuar con los habitantes de sus respectivas demarcaciones para darse el famoso “baño de pueblo”, del que muchos políticos presumen pero que pocos lo reciben.

Omitimos comentarios de los presidentes municipales de Isla Mujeres, Agapito Magaña y el de Tulum , David Balam Chan , porque sólo tomaron protesta y se dedicaron a vacacionar, a darse la gran vida, a disfrutar las mieles del poder.

 

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: