Al momento de su captura en MálagaEmilio Lozoya tenía una licencia de conducir mexicana que es falsa y, aunque tenía su fotografía, el nombre era de otra persona, así lo confirmaron autoridades de España.

Agentes españoles interceptaron a Emilio Lozoya cuando salía a bordo de un taxi de La Zagaleta, una zona de exclusivas viviendas para multimillonarios, ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de Marbella, un centro vacacional de alto nivel.

En el momento de su detención, Emilio Lozoya no opuso resistencia a los agentes, llevaba como identificación una licencia de conducir mexicana falsificada.

Tras su captura, fue trasladado inicialmente a los calabozos de los juzgados de Marbella, desde donde declaró por videoconferencia.

Durante la audiencia, el juez consideró que el documento falso era indicio de que el acusado podría intentar huir.

“Se desprende una intención de sustraerse a la acción de la justicia”, señaló el auto del juez, que dictó prisión preventiva provisional.

Después de esa sentencia, Emilio Lozoya fue trasladado a una prisión, pero no se reveló cuál.

Detención complicada

La colaboración entre la Fiscalía General de la República, en México, y la Policía Nacional de España obtuvo indicios que situaban a Emilio Lozoya en varias localidades españolas, pero “el alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales” complicaban su localización, según la Policía española.

La orden mexicana de detención internacional detalla que Emilio Lozoya adquirió un bien inmueble “con conocimiento de que los recursos utilizados proceden de una actividad ilícita” y con el propósito de ocultar el origen de esos fondos.

Esta operación se habría hecho en colaboración con otros dos imputados: su hermana Gilda Susana Lozoya y el empresario Alonso Ancira Elizondo, detenido también en España en mayo del año pasado.