Urge rescatar la propuesta de área natural protegida sin simulaciones: LAB

13 0

Lenin Amaro Betancourt, presidente de la Asociación de Propietarios, Inversionistas y Prestadores de Servicios de la Riviera Maya A.C. (APIPSRM) adelantó que la propuesta presidencial para la creación de la Reserva de la Biósfera Caribe Mexicano, lejos de garantizar la sustentabilidad del destino, atenta contra la biodiversidad y el frágil equilibrio de la zona previamente devastada; “los empresarios de la Riviera Maya hemos externado nuestra preocupación porque el proyecto original, incluso prevé mayores daños al Gran Arrecife Mesoamericano y a la comunidad biológica de la zona; si bien es importante señalarlo, resulta fundamental hacer las gestiones necesarias para habilitar un nuevo proyecto que garantice la sustentabilidad y la protección del destino”.

Amaro Betancourt precisó que no hay garantía de protección si el polígono que se propone no abarca la zona de arrecifes y sí por el contrario, pretende dejar fuera zonas que quedarían a merced de cruceros y actividades acuáticas dañinas para el entorno; “en el plano propuesto se advierte un polígono sin protección entre Playa del Carmen y Cozumel que contiene, no sólo una franja de arrecifes, sino una alta concentración de mamíferos y otras especies de organismos acuáticos protegidos por las leyes.

Al profundizar en el tema legal, Amaro Betancourt subrayó que México es parte de acuerdos internacionales como el Acuerdo de Tulum; “de él destacamos estos compromisos”:

 

  1. Adoptar la “Iniciativa de los Sistemas Arrecifales del Caribe Mesoamericano” que incluye Belice, Guatemala, Honduras y México; 2. Promover la conservación del sistema arrecifal a través de su uso sostenible, contribuyendo con ello al bienestar de las generaciones presentes y futuras. 3. Instruir a las autoridades responsables del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales de los países para que, contando con el apoyo de la Secretaría Ejecutiva de la comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (SE-CCAD), elaboren el Plan de Acción en un plazo no mayor de 30 días, pongan en marcha las actividades y den cumplimiento a los compromisos adoptados en el marco de esta Iniciativa; “entre otras acciones –explicó Lenin Amaro-, este es un compromiso firmado por México y hay que recordar que, según la Constitución, todos los acuerdos y tratados internacionales, en México son Ley”.

“Además, estos compromisos no sólo consideran a los arrecifes y las especies marinas, están considerados con alta prioridad los humedales, los manglares, la propia selva, como un conjunto de elementos que interactúan en el equilibrio, por ello, en el propio Acuerdo de Tulum se destaca al Corredor Biológico Mesoamericano”, explicó

Por ello, el empresario hizo un llamado a las organizaciones empresariales, ONGs, investigadores y activistas a trabajar en torno de una propuesta de Reserva de la Biósfera que realmente preserve y proteja los recursos naturales de la zona, en el entendido de que son estos la mayor fortaleza económica, asicomo el patrimonio de las futuras generaciones.

Dijo que ante la cercanía de la COP16, resultará fundamental hacer las gestiones necesarias para lograr los compromisos que resulten en medidas de respeto y protección de los recursos naturales de la zona, y recalcó que no se debe permitir que dada la cercanía de la celebración de esa cumbre mundial, por razones políticas se apresure el decreto original; “en principio, debemos dejar fuera polígonos de exclusión como el propuesto entre Playa del Carmen y Cozumel y alentar a que el trazado del polígono incluya en toda su extensión al Gran Arrecife Mesoamericano”, concluyó.

Related Post

Deja un comentario