728×90

Triste Día del Bombero

Triste bomberosPor Mario Castillo Rodríguez

Con un seguro de vida muy bajo, escasa prestaciones económicas y salarios que no rebasan los 3 mil pesos quincenales, los bomberos del municipio de Othón P. Blanco celebrarán con otra jornada laboral su día.

Este viernes 22 de agosto será un día de trabajo como cualquier otro para los apagafuegos de la capital del estado en virtud de que su labor no siempre es tan bien reconocida por las autoridades.

Son no más de 26 elementos –muchos de ellos ya con más de 20 años dentro de la corporación- que día con día prestan sus servicios a la comunidad, ya sea en la zona urbana o en la zona rural, apagando incendios de todo tipo, combatiendo enjambres de abejas, rescatando personas de accidentes y caídas de edificios o a pozos, captura de animales peligrosos, entre otras tareas.

“Hasta el día de hoy no sabemos si tendremos algún convivio como en fechas anteriores, si habrá reconocimientos para los elementos que más años llevan en la corporación o si habrá una compensación económica esta quincena por el Día del Bombero”, manifestaron algunos de los tragahumo que omitieron decir su nombre por temor a represalias laborales por parte de sus superiores.

Cabe destacar que los salarios que estos reciben –de acuerdo a los datos proporcionados por ellos mismos- difícilmente rebasan los 3 mil pesos quincenales aún y teniendo cargo de comandante. Las jornadas laborales son de 24 horas y el seguro de vida individual vagamente alcanza los cien mil pesos.

La falta del equipo adecuado es también una limitante para los bomberos capitalinos ya que al ser Chetumal una ciudad que ha tenido un significativo crecimiento demográfico en los últimos 6 años, cuenta hoy en día con edificios de mayor tamaño, y en razón de esto, requieren de escaleras telescópicas, equipamiento de ascenso y descenso, así como de rapel para atender cualquier contingencia que pudiera presentarse.

“Los vehículos no están en las mejores condiciones, pero ya han sido reparados para dar el ancho en la chamba de todos los días”, agregaron los bomberos.

La realidad es que aún y cuando las condiciones laborales favorecen del todo, y la carencia en equipamiento sigue siendo una constante, esto no demerita ni detiene la acción de los bomberos del municipio capitalino, que siempre están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para auxiliar a los othonenses.

 

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: