Nuevos gobiernos municipales… ¿saqueo olvidado?

106 0

Por Malixpek

Con la asunción formal de los diez presidentes municipales, si bien es cierto, inicia una nueva etapa para los municipios de Quintana Roo, con una alineación partidista en los tres órdenes de gobierno, ¿esto implica que el saqueo a las arcas municipales por parte de los presidentes que se fueron quedará olvidado?.

Días antes de dejar la administración municipal, se evidenció que Rafael Kantún y Filiberto Martínez Méndez desfondaron a Solidaridad. Hoy Filiberto es diputado y tendrá que aprobarse sus cuentas de cuando fue presidente.

Otro municipio que quedó en la lona fue Cozumel, donde Aurelio Joaquín González, virtualmente dejó en ceros las finanzas municipales. Hoy pesa sobre él una demanda por renta de vehículos, por casi 2 mdp, pero ninguna ante el Congreso o la Procuraduría de Justicia.

En Othón P. Blanco, Carlos Mario Villanueva Tenorio, hizo un auténtico desastre. Aún hoy le pidan que devuelva lo que de acuerdo a la Auditoría Superior del Estado no está comprobado en su cuenta pública. Pero de alguna demanda, nada.

Estos tres municipios fueron gobernados por priistas. Los tres ahora ex presidentes municipales han sido evidenciados públicamente, pero en los tres casos, los nuevos presidentes municipales, en el discurso sólo han atinado a decir que serán creativos, austeros y lograrán salir adelante pese a las condiciones financieras actuales.

Otros tres municipios, gobernados entonces por presidentes extraídos de oposición fueron Lázaro Cárdenas, primero con los panistas Trinidad García Argüelles y después con Arnulfo Bacelis Ordaz, donde la ASE ahora descubre el hueco financiero a ese de por sí pobre municipio.

En Felipe Carrillo Puerto, Sebastián Uc Yam del Partido Naranja/PRD no sólo fue correteado el día de su informe, sino que días antes de terminar su administración, huyó de su municipio. Ahora nadie lo localiza, no contesta el teléfono, su radiodifusora está en manos de sus trabajadores.

En José María Morelos, Domingo Flota Castillo dejó cuantiosas deudas al erario, trabajadores que durante la última semana fueron de plantón en plantón y ahora, pretenden cobrarse todas a la nueva administración.

En Benito Juárez, ni qué decir. No sólo con el destino de los 229 mdp para obra pública que nunca justificaron ni Latifa Muza, Ignacio Hernández y Julián Ricalde, sino con los permanentes fraudes y saqueos a la comuna. Recién sale a la luz un robo y desmantelamiento de luminarias por más de 3 mdp, y el denominador común, ninguna denuncia.

¿Qué está pasando en Quintana Roo? Para Ripley!

 

Related Post

Deja un comentario