El Punto Sobre La i
Efecto Mariposa

La muerte se instala en el sur de Quintana Roo

Efecto Mariposa

Los infectados por Covid-19, asintomáticos no desarrollan anticuerpos.

EE. UU. Aplicará vacunas anti Covid-19 en diciembre

58,326 millones de pesos requerirá México para vacunas.

La muerte agarró mal parado al mexicano, pues este con su tradición de festejar y sonreírle a la muerte, creyó estar preparado para conjurar su entrada a sus hogares; sin embargo, hoy con tristeza se está dando un adiós cotidiano a seres queridos, pues en Quintana Roo, el número de muertos por Covid-19 crece cada día más (La mayoría de los decesos corresponden a adultos mayores).

Gran parte de la población quintanarroense se niega a creer en la existencia del Covid-19; en tanto que, muchos adultos mayores preparan su partida, arreglando sus asuntos terrenales, alistándose a dar cuentas al creador, esperando que sus buenas acciones les permitan acceder a una vida eterna, evitando el castigo por fuego eterno destinado a aquellos que no lograron su redención.

La enfermedad por Covid-19 en la zona sur, causó sus primeros decesos en la Cd. de Chetumal, cuyos habitantes en un acto de locura colectiva se negaron a permanecer en sus casas al inicio de la cuarentena; mientras que, en las comunidades de Othón P. Blanco y Bacalar, permanecieron libres de esta enfermedad durante los meses de marzo, abril, mayo y junio.

Es hasta finales de junio, cuando se dispara la dispersión de la enfermedad en Chetumal, multiplicándose el número de contagios por cinco, y es cuando las muertes de personas, principalmente adultos mayores, se presenta en la ribera del Río Hondo, zona limítrofe y comunidades de Bacalar.

México tiene un total de 45,407 decesos, en tanto Quintana Roo suman 849 defunciones, y en Othón P. Blanco y Bacalar 73 defunciones; aunque es evidente que las estadísticas no corresponden a la realidad, pues muchas muertes se presentan sin que se les haya aplicado alguna prueba y no se suman a las estadísticas, situación agravada por la negación de la ciudadanía a admitir que algún pariente falleció por Covid-19.

En una actividad cotidiana en la zona sur; una persona que viaja en combi a la ribera del Río Hondo, en las que normalmente viajan 10 pasajeros de un transporte con capacidad para 14 (por recomendación del Sintra por el semáforo rojo de Sesa), regularmente uno o dos van tosiendo, inclusive con ojos enrojecidos, y por la dificultad para respirar habitualmente llevan el cubre boca mal colocado, algunos; choferes y pasajeros, sólo usan cubrebocas para pasar el filtro, negligencia que favorece la propagación de la enfermedad en la zona rural.

Estudios realizados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (EE. UU.), indican que estadísticamente 8 de cada 10 muertes por Covid-19 notificadas en los EE. UU., corresponden a adultos de 65 años o más.

La misma instancia de salud advierte que las personas con Covid-19, asintomáticos, pueden transmitir la enfermedad; y que estos enfermos, es muy poco probables que desarrollen anticuerpos contra el Covid-19, por no haber creado el número necesario de anticuerpos para impedir un nuevo contagio.

La CDC, en el mismo sentido aclara que la inmunidad del rebaño sólo se logra cuando la gran mayoría de la comunidad ha desarrollado anticuerpos y esto sólo puede deberse a un largo periodo en el que la mayor parte de la población adquiera la enfermedad o por aplicación de la vacuna a toda la población.

El titular del Ejecutivo Federal de México; Andrés Manuel López Obrador ha seguido los pasos de su homólogo de los Estados Unidos; Donald Trump, para enfrentar al Covid-19, tratando de minimizar su impacto en la población e ignorando las recomendaciones del sector salud, como es el uso del cubrebocas, distanciamiento social y aislamiento obligatorio.

Sin embargo, ante más mil defunciones registradas en tan sólo este día, Donald Trump ha tenido que cambiar el tono de su enfoque, adoptando el uso de mascarilla e implementando medidas más radicales para detener la dispersión de la enfermedad, por lo que no se descarta que López Obrador haga los mismo.

En tanto Estados Unidos ha realizado un convenio de compra por $2,000 millones de dólares de 100 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19 a la empresa farmacéutica Pfizer, previendo la adquisición de 500 millones de más, de resultar efectiva contra la enfermedad del Covid-19.

La pregunta es ¿México estará dispuesto a invertir 58,326 millones de pesos para vacunar a su población de 127 millones de habitantes? Casi el equivalente a los: 41,300 millones de pesos que representa el presupuesto para la obra de Dos Bocas más 26,730 millones del Tren Maya en 2021, por lo que tendría el mandatario mexicano que decidir entre avanzar con sus “proyectos faraónicos” o sacrificar a la población compuesta por los adultos mayores.

Notas relacionadas

Bacalar riesgo de Warning

El Punto Sobre la i

“Voto cruzado.”; en Bacalar se favorecería a Alexander Zetina, Luis Torres y López Obrador

El Punto Sobre la i

Un desastre como maneja AMLO la crisis por Covid-19

El Punto Sobre la i
Grupo? El Punto Sobre la i