La mentira de los maestros

115 0

Por Malixpek

Nuestra lucha es también su lucha, y la de sus hijos, asegura una maestra a una madre de familia en una escuela de Felipe Carrillo Puerto.

El gobierno va a privatizar las escuelas, ustedes van a tener que pagar escobas, trapeadores, pinol, jabones y hasta la luz y agua de las escuelas, se escucha.

Así, sin inmutarse, sin parpadear, sin vergüenza de ningún tipo, maestras y maestros mienten con la sonrisa en la cara, a los padres de familia.

El objetivo, es voltear a los tutores contra el gobierno, no a favor del movimiento, sino hacer frente común y confrontar. Si somos más, mejor.

Y es que los maestros aprovechando la ignorancia de los ciudadanos y la falta de presencia de las autoridades educativas para explicar de qué se trata la reforma educativa, “ganan” a los padres con mentiras.

Los padres, que ni por asomo siquiera saben cómo se llama la nueva ley, les creen a pie juntillas todo lo que dicen y se transforman en el segundo frente contra el Estado.

Ah que mis profes y profras.

Para que no nos agarren como a los padres, echándole un rápido vistazo a la Ley General de Educación, podemos darnos inmediata cuenta del tamaño de la mentira de los maestros.

Artículo 5o.- La educación que el Estado imparta será laica (…); Artículo 6o.- La educación que el Estado imparta será gratuita. (…).

Aun más, el segundo párrafo de este artículo, consigna: Se prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación del servicio educativo a los educandos.

El segundo párrafo de la fracción VII, determina que “las autoridades educativas locales participarán en la actualización e integración permanente del Sistema de Información y Gestión Educativa, mismo que también deberá proporcionar información para satisfacer las necesidades de operación de los sistemas educativos locales”, esto es, para que todos los planteles funcionen de forma óptima sin perjuicio a los padres.

Es así de fácil y de sencillo. Señores padres de familia, no se dejen engañar, el sistema educativo nacional no se privatiza, tampoco les será cargado a su cuenta la educación de sus hijos.

Esa es una auténtica falacia, como lo es también que los maestros perderán sus empleos.

Los maestros sólo perderán sus empleos si no son competitivos. ¿Quién no quiere para sus hijos una mejor calidad educativa?¿Quién no desea una mayor eficiencia y menos días inhábiles de los maestros?

Sólo el ciclo escolar pasado, se perdieron 47 días del ciclo escolar que no se repusieron. ¿Y saben ustedes cuales fueron los motivos? Sí, acertaron, reuniones sindicales.

Ah pero eso sí, los maestros cobraron sus salarios completos.

En la libre empresa cada trabajador tiene que ser competitivo y eficiente. Si un trabajador no cumple con los estándares de calidad en su trabajo, el patrón simplemente lo despide y otro mejor ocupa su lugar.

¿Por qué los maestros tienen que ser la excepción? ¿Por qué es un delito ponerles un examen para comprobar y garantizar sus conocimientos, eficiencia y competitividad frente a nuestros hijos?

¿Cuál es el temor de los maestros entonces? Si un maestro está bien preparado, uno, dos o tres exámenes les pelarían los dientes. Si los maestros son mediocres, tiemblan ante un examen.

Hoy que les exigen calidad y competitividad toman las calles, hacen marchas, bloquean calles y estrangulan ciudades. ¡Eso sí les sale bien! ¿Pero qué tal en las aulas?

Pregúntele Usted a cualquier maestro cuál es su índice de eficiencia y compare contra el de una escuela privada. ¿Sabe porqué va a encontrar una gran diferencia? Porque en la escuela privada les exigen estándares de calidad y eficiencia. En la pública, los maestros encubren su ineficiencia entre ellos mismos.

No es criticar el derecho de la libre manifestación de las ideas, pero sí condeno que lo hagan bajo las bases de la mentira para ocultar su mediocridad y falta de compromiso con esta noble profesión.

Ello tampoco implica que no haya buenos y muy buenos maestros y maestras en Quintana Roo. Mis respetos para ellos porque saben y están conscientes, pero sobre todo, aman la carrera que profesan.

Ah, finalmente, quizá les haya retumbado insistentemente los oídos como consecuencias de las afectaciones a miles de cancunenses ayer y hoy…

En fin, una mentira dicha mil veces “termina” convirtiéndose en realidad. Al parecer, esa es la apuesta de los “maestros”.

 

Related Post

Y la cheyenne Apá?

Posted by - marzo 17, 2015 0
Por Malixpek La insensibilidad de algunos servidores públicos es un verdadero insulto; especialmente cuando se trata de giras comunitarias, donde…

Deja un comentario