La extinción de especies endémicas  en  Quintana Roo

93 0

Efecto Mariposa

La intención personajes del ámbito federal de establecer a Bacalar como un Área Natural Protegida (ANP), a pesar de que organizaciones civiles e Instituciones de Asistencia Privada (IAP), bacalarenses sienten una preocupación tangible por el deterioro sistemático que sufre la Laguna de Bacalar y la degradación de sus entorno ecológico, sin embargo a través de los ejidatarios y campesinos que habitan los ejidos que serían afectados por las nuevas reglas para el uso y manejo de los recursos naturales, que hoy usan libremente, se supo de la rotunda negativa de estos a la instauración de Bacalar como una nueva Área Natural Protegida.

Si las Áreas Naturales Protegidas no son aceptadas como instrumento para proteger la biodiversidad en Quintana Roo, ¿Cuál será los instrumentos a instaurar a fin de proteger el medio ambiente, incluyendo su biodiversidad, sus humedales y sus cuencas hídricas?

Chetumal es un Área Natural Protegida, denominada Santuario del Manatí, la cual es una zona sujeta a conservación ecológica con un área de 281,320 hectáreas, donde es posible encontrar una amplia variedad de especies, entre ellas se encuentra el Manatí, el cual está en peligro de extinción, del mismo modo que muchas aves que habitan esta área natural protegida, que cada día se encuentra más contaminada, especialmente el agua de la bahía.

Por otra parte se encuentra la Laguna de Bacalar, cuya especia endémica, el caracol conocido como Chivita, (Pomacea flagellata) se encuentra en peligro de extinción, debido a la pesca furtiva y a la inconciencia de los pobladores de la Cd. De Bacalar que gusta comer este molusco en ceviche, del mismo modo que las distintas especies de Águilas Caracoleras, Alcohones Caracoleros y Gavilanes Caracoleros, que se alimentan de la chivita pudieran desaparecer de la Laguna de Bacalar, haciendo notas que estos son una fuerte atracción turística pues son admirados por los visitantes  amantes de la naturaleza.

Al interior de la selva quintanarroense, en la rivera del Río Hondo y en  la zona limítrofe con Campeche, es posible observar el Tucán Real y el Cotorro Cocha, el Armadillo Gigante, el Tapir y el Jaguar, que el campesino atrapa y caza indiscriminadamente, para el consumo de su carne, la venta ilegal y la comercialización de los colmillo y el cuero, además de que su hábitat se va reduciendo por la ampliación del espacio destinado a las actividades agrícolas y ganaderas.

En Bacalar la actividad turística ha aumentado explosivamente y el día de hoy es posible ver una constante circulación de lanchas paseando turistas, lo que va afectando la transparencia y cristalinidad del agua, además de que se realizan actividades en los manglares, afectando la biodiversidad y reproducción de ciertas especies.

El progreso y modernización del campo quintanarroense trae consigo el uso indiscriminado de agroquímicos, pesticidas y productos químicos como el hidróxido de sodio, los cuales son vertidos al manto freático escurriendo a las cuencas hídricas como el Río Hondo y La Laguna de Bacalar, que convertirán a la Bahía de Chetumal, Laguna de Bacalar, Huay Pix, y Xul Ha en cuerpos de aguas negras.

Concluyendo ¿Serán capaces las autoridades federales, estatales y municipales de conservar la ecología y biodiversidad que son patrimonio de los quintanarroenses? O ¿Se quedarán de brazos cruzados mientras la mayoría de  la riqueza y diversidad biológica desaparece?

Related Post

Deja un comentario