JOSE MARIA MORELOS. – La inexperiencia de los adolescentes detrás del volante los hace más susceptibles a involucrarse en accidentes, situación que las autoridades de vialidad y padres de familias aún pasan desapercibidas.

Transitar en exceso de velocidad en la ciudad, el audio a todo volumen, la distracción al conducir, enviando textos o hablar por el teléfono, son reglas que infringen los menores de edad frente del volante.

En la cabecera municipal es común observar a los jóvenes circular a alta velocidad en las arterias de la ciudad, exponiendo la vida de terceras personas y las de ellos

Inclusive se ha visto involucrados en accidentes donde por temor prefieren huir del lugar o pedir el apoyo de sus paterfamilias para “zafarse del problema”.

Pero aquí la pregunta ¿De quién es la responsabilidad…? la respuesta es simple, de los padres de familias por permitir a sus hijos manejar un vehículo a pesar de no tener la edad y la experiencia necesaria, parte también de las autoridades por no aplicar los reglamentos de la ley de tránsito vial.