Efecto Mariposa

Sorpresa fue la que demostró el Presidente de la República; Andrés Manuel López Obrador, al escuchar de los propios Jerarcas Mayas la oposición de estos para que se construya el Tren Maya, pues mencionan que el progreso vertiginoso que se prevé traiga consigo este desarrollo, desplazaría a la etnia maya a un lugar permanente de servidumbre, pues prevén que los nuevos colonos son los que aprovecharán este progreso tal como sucedió en Cancún y la Riviera Maya, creándose además nuevos problemas como la llegada del crimen organizado, desapareciendo la Cultura Maya del lado oriental de la Península de Yucatán.

La oposición de habitantes de la Zona Maya de los municipios de; Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Bacalar y Tulum en Quintana Roo, es una piedra en el Zapato más difícil de hacer a un lado que las advertencias que hace el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) de la inviabilidad financiera del proyecto, sin embargo es bien sabido que cuando el Maya dice Ma´, significa un no difícil de hacer cambiar, a esto se agrega la oposición de los conservacionistas del medio ambiente.

Existe una fuerza de carácter mundial que se opone a la construcción del Tren Maya, pues advierten de la destrucción de la biodiversidad que hay en la selva maya, selva que es el mayor bosque tropical húmedo de Latinoamérica, con parajes naturales que asombran a mundo por su belleza, y cuyos ecosistemas dan lugar a especies únicas, como el tapir, tucán y muchas especies en peligro de extinción como el jaguar, leopardo (Onza-Leopardus wiedii), puma, águila elegante y águila caracolera, en el mismo sentido, existe una intrincada red de cientos de kilómetros de ríos subterráneos, con sus cenotes, caletas en las desembocaduras en el mar Caribe y las cuencas lagunares, sus hermosas bahías y esteros, así como sus tres grandes ríos superficiales.

Sin embargo los habitantes de los ejidos del sur de Quintana Roo, integrado por familias que se asentaron en estas tierras durante el gobierno de Jesús Martínez Ross y Pedro Joaquín Coldwell, tienen enorme interés en que el Tren Maya se realice, ya que según la visión de estos, propiciaría el desarrollo y el incremento del valor de las tierras, valor que se ha reflejado actualmente por los acaparadores.

Un tema muy sensible es el paso del tren por las reservas de la biosfera de la Península de Yucatán que están constituidas por cientos de miles de hectáreas; como son el área natural protegida de Sian Kaan (lugar donde empieza el cielo), el Bien Mixto y patrimonio mundial de la UNESCO de la reserva de la Biosfera de Calakmul (antigua ciudad Maya), Reserva de la Biosfera de Ría Celestún, Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, Reserva de la Biosfera de los Petenes, Reserva de la Biosfera del Tiburón Ballena, Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro.

Por lo pronto el Presidente de la República, ya se comprometió a realizar una consulta para decidir sobre la cancelación del Proyecto del Tren Maya.