728×90
Latente contaminación del Santuario del Manatí; mientras la SEMA duerme en sus laureles

Latente contaminación del Santuario del Manatí; mientras la SEMA duerme en sus laureles

Por Mario Castillo Rodríguez

Chetumal.-Al inicio de la actual administración el titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente, Rafael Muñoz Berzunza, se comprometió a dar puntual atención al problema de contaminación que amenazaba a la Bahía de Chetumal, mejor conocida como Santuario del Manatí -especie en peligro de extinción-; y a la fecha luce de brazos cruzados viendo el correr de los días con más penas que glorias.

Y es que este problema data desde décadas atrás cuando la zona centro de Chetumal carecía de un sistema de drenaje con las capacidades suficientes para evitar que las familias descargan sus aguas residuales y las de sus servicios sanitarios en el subsuelo, contaminando paulatinamente el manto freático que por naturaleza desemboca en la Bahía.

Sin embargo, Muñoz Berzunza propuso un proyecto –que se ha quedado en eso- para atacar de fondo este problema que, al día de hoy, representa un grave riesgo de contaminación para lo que conocemos como el Santuario del Manatí.

Pues aunque él solo tuvo la intención pero jamás actuó, la Comisión de Agua Potable procedió a poner en operación desde hace 5 años el sistema de drenaje sanitario de “Alto vacío” en el primer cuadro o la parte más antigua de Chetumal, pero lamentablemente  alrededor de 3 mil domicilios continúan sin conectarse a la red.

Es decir, mantienen las descargas de aguas residuales y sus servicios sanitarios en el subsuelo, con dirección a la bahía de Chetumal, y con acceso a más de 40 balnearios que están conectados a este cuerpo de agua como Calderitas, Laguna Guerrero y Luis Echeverría.

Juan Manuel Zamarripa Pérez, director de Protección Civil en Othón P. Blanco, aseguró que de las cinco mil familias y negocios que existen en la colonia centro de la capital del estado, tan solo el 40 por ciento se han conectado a dicha red de drenaje.

Mientras que las tres mil familias restantes  continúan depositando sus aguas negras -en la gran mayoría de los casos-, en fosas sépticas construidas desde hace más de 30 y 40 años que carecen generalmente de cierre hermético.

“La gran mayoría de estas aguas se filtran hacia el subsuelo, hacia los mantos freáticos y se dirigen siempre hacia la bahía de Chetumal, acrecentando el riesgo de contaminación de ese cuerpo de agua”, dijo Zamarripa Pérez.

Asimismo, abundó que algunos usuarios incluso han conectado sus descargas pluviales hacia ese drenaje sanitario, que lo hace rebosar y verter sus aguas negras también hacia las alcantarillas que llevan el agua de las lluvias hacia la bahía, agravando así el riesgo de una contingencia ambiental de tamaños mayúsculos.

“Es peligroso que muchos vecinos están, también provocando el rebosamiento del drenaje sanitario, cuando llueve todo el agua que se colecta en sus patios lo mandan al drenaje sanitario y por la falta de capacidad de conducir tanta agua, se rebozan los registros, el agua busca nivel y llega a las alcantarillas del drenaje pluvial que finalmente va parar a la bahía”, sentenció.

Reconoció que desgraciadamente por el momento no existe alguna acción directa y a corto plazo que pueda dar solución a esta problemática, aunque aseguró que su dirección trabaja en coordinación con la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, para realizar una revisión física casa por casa y establecer un censo de las viviendas que aún no están conectadas al drenaje, para invitarlas y otorgarles los medios necesarios dar marcha a dicho proceso.

No obstante, al igual que el titular de  la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente, Juan Manuel Zamarripa Pérez omitió informar sobre los niveles de contaminación de la Bahía.

Y decimos al igual, pues generalmente Rafael Muñoz Berzunza dijo que se realizan estudios del estado de las aguas que bordean la zona baja de Chetumal; pero jamás ha expuesto informe alguno al respecto como si hubiese algo que esconder.

La realidad es que esta Secretaría ha dejado mucho que desear con el pírrico desempeño de quien la encabeza, pues a la fecha tampoco ha dado informe alguno respecto a los trabajos hechos en el tema de los rellenos sanitarios como el de Chetumal, que sigue siendo una asignatura pendiente con los habitantes capitalinos, entre muchas otras que prevalecen en Quintana Roo, y que parece no tendrán solución inmediata; al menos no en manos de Muñoz Berzunza.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: