728×90
Empleado del ayuntamiento de OPB con casa de millonario

Empleado del ayuntamiento de OPB con casa de millonario

*¿La ordeña de combustible como modus vivendi?

*¿Y sigue la mata dando?

Chetumal.-Las cercanías a los flujos de recursos siempre han sido tentación para los oportunistas, sobre todo en las esferas de los entes de gobierno que es principalmente donde el dinero tiene un tránsito constante, y es aquí donde parte esta investigación hecha por “El punto sobre la i”, que habla de un nuevo rico con sueldo de empleado municipal y que huele a corrupción.

Cesar Loya, empleado con base de auxiliar administrativo en el municipio de Othón P. Blanco y con alrededor de 15 años laborando en él, ha sabido aprovechar las oportunidades que le ha brindado la vida al cobijo de presuntas tranzas y desvíos de recursos, ya que es inexplicable que un empleado de su nivel tenga la capacidad de haber construido una casa que cualquier funcionario de primer nivel quisiera tener.

Las imágenes no mienten, y en la gráficas expuestas se puede observar una construcción total –y de dos plantas- del predio ubicado en el lote 5 de la calle Manuel Ávila Camacho de la colonia Proterritorio, misma que a decir de los vecinos en los últimos cinco años ha sido objeto de constantes remodelaciones y arreglitos que no van acordes con el salario que percibe Cesar.

¿La ordeña de combustible como modus vivendi?

Y es aquí precisamente de donde surge la duda, ya que los tiempos coinciden pues después de haber pasado por los departamentos de Servicios Públicos y Recursos Humanos; en estos últimos cinco años Loya se ha desempeñado como despachador en el área de combustible de Oficialía Mayor del ayuntamiento capitalino, lo que se puede interpretar que en la ordeña de combustible es donde éste ha hecho fortuna, mientras las autoridades declaran a los cuatro vientos que están racionando los recursos y teniendo bajo absoluto control el uso de gasolina para evitar gastos mayúsculos, como en administraciones anteriores.

Sueldos y gastos que no coinciden

Las investigaciones y declaraciones de los vecinos arrojaron excesos en el dispendio de dineros por parte de este empleado municipal que solo percibe un sueldo que circunda en 5 mil pesos mensuales. Y es que hablamos de exceso y gastos inexplicables ya que su esposa, Luz Hernández, se desempeña como secretaria en la Dirección de Transporte de la Secretaría de Infraestructura y Transporte de Quintana Roo (Sintra), con un sueldo no mayor a 7 mil pesos al mes.

La humilde casita

Y si las cuentas no nos fallan 12 mil pesos –cientos más cientos menos-, difícilmente alcanzan a una familia de cuatro o cinco integrantes, que tiene casa de dos pisos, con acabados de madera en interiores, todas las recamaras con aire acondicionado, servicios como agua, luz, teléfono, gas y televisión de paga. Sin tomar en cuenta colegiaturas y demás gastos de escuela u otra naturalidad.

 

Albañiles oficiales

No obstante, como puede apreciarse en la foto, actualmente el buen Cesar Loya se encuentra haciéndole otro arreglito en la fachada de su “humilde casita”. Lo curioso aquí es que los trabajos de albañilería se realizan en horarios laborales por gente que trabaja en el mismo ayuntamiento, y que acude al lugar a trabajar con motocicletas que tiene el logo del municipio de Othón P. Blanco.

¿También tiene taxi?

Asimismo, los vecinos comentaron que todos los días llega un taxi al domicilio y se baja una persona que presuntamente acude a dejar las liquidaciones. ¿Acaso su esposa – que trabaja en el departamento de Transporte de la Sintra- ha podido ahorrar para comprarse una concesión de servicio público? ¿O también ha hecho sus pininos en las esferas de la corrupción ($$$) para invertir a futuro con miras a garantizar el patrimonio familiar?

Los XV de la nena

Y como el dinero se estira a medida de las necesidades, Cesar Loya no escatimó gastos en la fiesta de XV años de su hija, a quien le puso (los vecinos lo aseguran) una limousin en la puerta de la casa para trasladarla a la iglesia y al salón de fiestas.

Unos XV Años de ensueño e inolvidables, donde la humilde familia tiró la casa por la ventana; con festejo de primera, comida en tres tiempos, alcohol de todo tipo, fuentes de chocolate, decoración y música de lo más ostentoso que hubiese en Chetumal e invitados de la crema y nata capitalina.

Élites sociales y viajecitos para ganar terreno al estrés

Y por si fuera poco, los centavitos que sobran del raquítico salario, se utilizan para ganar terreno al estrés y poder salir así de la pesada rutina laboral. Las reuniones sociales son parte de la cotidianidad de un empleado municipal como Cesar Loya, quien acostumbra acudir a antros y restaurantes de prestigio en la ciudad capital, siempre haciéndose acompañar de “amigos bien”, ya que la gasolina del ayuntamiento alcanza para eso y mucho más. Ni que decir de los constantes viajes a la Riviera Maya y estados vecinos como Yucatán y Campeche, que visita en cada periodo vacacional para complacer los caprichos de la “modesta y humilde familia chetumaleña”.

¿Y los jefes? …¡Bien gracias!

Todo lo anterior abre la puerta a otro presunto caso de corrupción en el que el protagonista es nada más y nada menos que un empleado de bajo nivel pero que juega en las grandes ligas de la tranza.

Lo extraño es que al interior de Oficialía Mayor del municipio capitalino todo marcha en tersa calma. O nadie sabe nada, o simple y sencillamente Cesar Loya salió “bueno para el bisne” comiéndose solito el pastelote que le permite darse vida de rico. Porque sería “pecar de santo” asumir que Martín Muñoz Tun esté solapando este tipo de actos deshonestos, ya que en múltiples ocasiones se ha auto denominado vigilante celoso de los recursos públicos que son destinados para el combustible del parque vehicular del ayuntamiento de Othón P. Blanco.

Esperemos que al interior del municipio othonenses alguien tenga el cuidado de hacer una investigación minuciosa para evitar que “siga la mata dando”. Esto si no quieren correr la  misma suerte de acabar igual que las dos últimas administraciones municipales que precedieron a la actual, y que son recordadas como las más corruptas y rapaces en la historia del municipio capitalino.

IMG-20140703-WA0004 IMG-20140703-WA0006 IMG-20140703-WA0007 interiores d lujo sociales Viajes XV

Related posts

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: