El redituable negocio de las tienditas escolares

272 0

negocio redondo*La “caja grande” de directores y maestros encargados

Por Mario Castillo Rodríguez

Chetumal.- Las tienditas escolares se han convertido en un redituable negocio de los directores y/o profesores encargados, al generar recursos que van desde los 5 mil hasta superar los 30 mil pesos mensuales según sea el caso, ya que cada una de ellas (según datos extraoficiales) paga desde 250 hasta 1000 pesos o más diariamente a la dirección para operar dentro de las escuelas.

Y es que aún y cuando los ingresos que se generan en las tiendas o cooperativas escolares deben ser públicos y objetos de revisiones, -ya que la intención de su instalación es en pro de la búsqueda de la mejora continua en los planteles, principalmente para subsanar las carencias en materia de energía eléctrica, sistemas de cómputo, equipo deportivo, entre otros-, éstos van a parar directo a las manos de los directores encargados sin estar sujetos a una auditoría.

Es del dominio público que en este lucrativo negocio, el amparo de las autoridades educativas que controlan el sistema juega un papel fundamental al avalar este tipo de oscuras y cuestionadas conductas que ya se han convertido en algo tan cotidiano para propios y extraños.

En este sentido, el propio Subsecretario de Educación Básica, Raúl Armando Contreras Castillo, reconoció en el marco del inicio del ciclo escolar 2014-2015, que a la fecha todas las tiendas escolares ya están licitadas; algunas con nuevos concesionarios y en su mayoría con los que ya estaban desde ciclos anteriores.

Si bien destacó que el objetivo es que éstas proporcionen a los estudiantes alimentos nutritivos, bajos en grasa, y con las medidas de higiene necesarias para evitar enfermedades, y que todas y cada una de ellas son supervisadas por las mismas autoridades de la SEyC; aseguró también que los beneficios económicos van a parar directamente a las manos de los directores y ellos se encargan de dar el uso que así consideren de acuerdo a la normatividad interna de cada plantel, “obviamente en beneficio de los mismos niños”, dijo el funcionario educativo.

Ahora bien, el problema radica, no solamente en que los recursos generados mensualmente se entregan al concesionario de la tienda sin que la comunidad escolar en su conjunto tenga un beneficio directo; sino en que algunas de éstas operan en condiciones poco salubres y sin la inspección de las instancias involucradas, como la SESA, atentando contra la salud de miles de niños que de lunes a viernes –a partir de este 18 de agosto-, dependerán de ellas para cubrir sus necesidades alimentarias dentro de su horario de clase.

Cabe señalar que respecto a este “polémico asunto”, como así lo llamo Contreras Castillo; los tutores han coincidido en la propuesta para terminar con esta irregularidad en la operación de las tiendas escolares de que se elimine la obligatoriedad de que el director sea quien maneje los recursos económicos, para que sea la Sociedad de Padres de Familia el ente encargado de vigilar que dichos ingresos se vean realmente reflejados en las mejoras continuas de las escuelas; y desde luego, pueda existir una mayor confianza en el sistema educativo quintanarroense.

Related Post

Deja un comentario