Valladolid.- El Centro de Salud Urbano, ubicado en el barrio de Bacalar, empezó a realizar, desde ayer, muestras de COVID-19, luego de que el presidente municipal, Enrique Ayora Sosa, entregara y pusiera en funcionamiento en el lugar una Unidad Monitora de Enfermedades Respiratorias Virales para ese fin.

Se trata de un espacio cerrado, tipo cabina, construida de aluminio y policarbonato, con repisas a medida y mangas adaptadas, en donde se realizarán pruebas de la enfermedad con el objetivo de detectar a tiempo el mayor número de casos, para aislarlos y prevenir el incremento de contagios en el municipio.

Como parte del equipo que ha entregado al sector salud desde que el Coronavirus fue declarado pandemia, el presidente municipal, Enrique Ayora Sosa, sumó a la ayuda la donación de dicha unidad. Comentó que se trata de una medida más de apoyo para aminorar el impacto de la contingencia, y con la cual, además, se disminuye los factores de riesgo de contagio entre el personal de salud.

En la entrega del equipo, en la cual se anunció que se invirtieron recursos por más de $15,000, estuvo presente el subjefe de la jurisdicción sanitaria No. 2, Gaspar Barrera Paz, quien agradeció al Ayuntamiento y al Alcalde por seguir apoyando la situación. Resaltó que será de vital importancia porque, no solo ayudará a detectar casos y prevenir que se disparen los contagios, sino disminuirá los factores de riesgo para evitar contagios entre el personal que trata con los pacientes.

Entre los primeros en realizarse la prueba estuvieron el Presidente Municipal; director de seguridad pública, Jorge Robledo Rodríguez, así como dos elementos policiales. A través de las mangas adaptadas, el personal encargado lleva a cabo las pruebas con los aditamentos necesarios. Los resultados se entregan a más tardar en 48 horas.

La directora del centro de salud urbano, María Concepción Morales Martín, indicó que los pacientes primeramente presentan el cuestionario respectivo de valoración.