Por: Luis Rodríguez

Cancun.-La mejor forma de espantar a los turistas, es que los hoteles donde lleguen, se parezcan más a una base militar, que un sitio para disfrutar.

Alejandro Zozaya, representante del Consejo Mundial de viajes y turismo, indicó que si bien los turistas, saben que el concepto de viajes de placer ha cambiado, por el tema del Coronavirus.

Los protocolos de sanidad e higiene en los centros de hospedaje, no deben ser invasivos, pues esto puede afectar la experiencia de relajación, diversión y tranquilidad que están buscando durante sus vacaciones.

Recordó que dicho organismo, ha implementado un mismo protocolo, en los países que reciben mayor número de turistas, entre ellos México.

«Se trata de protocolos que han sido aprobados por instituciones internacionales, y que se han homologados entre los países que conforman en G20, los cuales reciben el 80 por ciento de los visitantes a nivel mundial.

Sin embargo, uno de los retos, agregó, es que estos protocolos, también deben ser viables para las empresas de Turismo, las cuales están seriamente afectadas económicamente, luego de tres meses de puertas cerradas.

Reconoció, que a raíz de la pandemia, las empresas tuvieron que hacer un esfuerzo extra, para mantener la plantilla laboral, con las instalaciones cerradas, además que en la nueva normalidad, se invirtió también en infraestructura nueva para recibir a los visitantes, además de capacitación del personal, así como de productos para mayor higiene y sanidad.

Enfatizó que la experiencia del turista, en esta nueva normalidad, debe ser excelente, y no debe parecerse a una base militar, con protocolos y reglas que lo estresen y que den como resultado, que ya no quieran viajar.

«El turista sabe que se está exponiendo, pero también que quiere disfrutar de sus vacaciones, por lo que protocolos de seguridad que sean muy estrictos, podrían desincentivar a qué las personas viajen.