“Siguen los mismos lacras en el gobierno”, fustigó el obispo

0
13

Cancún.- Siguen los mismos “lacras” y “corruptos” metidos en las dependencias de gobierno, afirmó el obispo Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, quien consideró grave que se hagan proclamas que no pasan de ser palabras, al persistir los “aviadores” cobrando del erario.

Entrevistado al término de su misa dominical, consideró como “muy, muy bueno, necesaria y urgente” el mensaje del presidente electo, Andrés Manuel López Orador, a los regidores de bajarse el sueldo, pero advirtió que, en la práctica “veo que siguen los mismos corruptos de siempre, los que han estado en administraciones”.

Como ejemplo, mencionó que quien está en Asuntos Religiosos se ha perpetuado por 15 años, “y, ¿qué son Asuntos Religiosos? ¡Aviadores!”, exclamó.

Monseñor Elizondo Cárdenas afirmó que no ve que se acabe la corrupción en las dependencias que conoce de cerca, y es grave porque “son palabras, pero siguen las mismas lacras metidas en el gobierno. Lo estoy viendo”.

En su opinión, si proclaman, debieran hacer efectivo lo que dicen y correr a quienes no trabajan, acusando que ha visto que en dependencias se asignan 20 salarios, pero trabajan tres.

Indicó que las autoridades están apenas entrando y queda ver si se hacen ajustes, pero indicó que no han cambiado algunos en varias dependencias.

“Son los mismos de siempre. El 86% de los que están con López Obrador son priistas de años. La moneda está en el aire. Hay un voto de confianza, pero se tiene que ver, porque la gente ya se da cuenta”, aseveró.

En su opinión, la prensa tiene la obligación moral de decir la verdad en estos asuntos, pero también le pagan y no dice nada.

“Así con los policías, hasta las iglesias protestantes, con tal que les den su moche les dejan hacer lo que sea”, continuó.

CAPILLA DESALOJADA

El obispo también lamentó que se haya ordenado el desalojo de la capilla “San Pablo Apóstol» en Haciendas del Caribe, al ignorar la autoridad las firmas y peticiones de vecinos de tener una iglesia en ese espacio desde hace 10 años.

Insistió que se trataba de una iglesia que la comunidad pedía en un terreno de uso común, que podía destinarse para un templo, y que los propios vecinos habían pagado al comprar su casa.

“Sin embargo, viene otro señor que está enojado con la iglesia, y otra que sacaba sus bocinas cada vez que podía”, dijo, en relación a los activistas que se inconformaron y que por mandato judicial lograron ordenar el desalojo del espacio.

El máximo representante del catolicismo en el estado aceptó que las autoridades municipales estaban obligadas a cumplir, pues de lo contrario serían destituidas de su cargo, por lo que ya compraron un terreno contiguo, propiedad de un ejidatario.

“Puse los 75 mil pesos de enganche de mi bolsillo y ahora a ver cómo le hacemos para pagar el terreno”, indicó.

El obispo reveló que a la mujer inconforme con la capilla le ofrecieron dos casas en otro fraccionamiento, pero se negó. “Quería fregar a la Iglesia y lo logró. Ahora imagino estará tranquila, aunque dudo que lo esté”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here