Mérida.- Así lo afirmó el diputado federal, Jesús Carlos Vidal Peniche, quien resaltó que es momento de ayudar como se pueda y al mayor número de ciudadanos posibles, ahora que los problemas económicos y sociales que ha generado la pandemia del coronavirus están a la vista en todo el país.

Pendiente de la situación que atraviesa su distrito, el legislador yucateco dijo que, durante esta contingencia, ha buscado formas para contribuir de alguna manera con las familias que están viviendo momentos de incertidumbre y miedo por lo que pudiera ocurrirles, por su salud y porque aún con todo tienen que buscar qué comer cada día.

“Enviamos carne de pollo a los municipios. De ninguna manera es suficiente, pero se suma a lo que da el gobierno del estado, a la aportación de los Ayuntamientos y de los empresarios, comerciantes y personas que quieren ayudar, y así nos vamos ayudando unos a otros. Esto es lo que hace a una sociedad fuerte”, remarcó.

Señaló que en el estado han cerrado filas, trabajando con el gobierno de Yucatán y con los presidentes municipales, que son quienes están palpando el problema, quienes todos los días están en busca de cómo solucionar las situaciones que se les presentan. “Mi reconocimiento a los alcaldes del Distrito I que hacen hasta lo imposible por apoyar a nuestra gente”, destacó.

Además, informó que, tras el paso de sendas trombas en los municipios de Dzilam de Bravo y Valladolid, sumó recursos con los ayuntamientos para contribuir con fardos de lámina para aquellos que resultaron seriamente afectados en sus viviendas.

“La vida no ha parado, no porque estemos en nuestras casas, significa que el mundo se detuvo. No, para nada. Todos los días surge algo, diario hay que comer, alguien se enferma, tiene un accidente, necesita algo, hay que buscar por dónde, vernos creativos y solidarios, estar ahí pendientes porque es nuestra responsabilidad con la gente”, expresó.

Por último, comentó que la política está totalmente fuera de toda plática o pensamiento porque el enfoque se encuentra en las necesidades de la gente, en la comunicación de los pasos que hay que dar para atravesar el momento difícil con el menor número de pérdidas posible.