El Punto Sobre La i
Benito Juarez

Confirman aumento en la violencia interfamiliar y la deserción escolar

Cancún, 24 de marzo.— La violencia interfamiliar y la deserción escolar, principalmente en primaria y secundaria, son algunos de los males más notorios causados por la pandemia de la covid-19, según el reporte de la Coordinación de Acompañamiento Emocional del Centro Integral de Atención a las Mujeres Cancún, A.C. (CIAM).

En conferencia de prensa virtual, presidida por Irma González Neri, directora de CIAM, y la psicóloga Alex Magaña, coordinadora de acompañamiento, se indicó que, con el aislamiento por la pandemia creció la violencia contra mujeres, niños y jóvenes, lo que obligó a evolucionar en el servicio, que también aumentó. En 2020 dieron 265 atenciones y en lo que va del año, 173, en el 80 por ciento de los casos, a mujeres.

Se creó un área de acompañamiento emocional, hubo una transformación de actividad presencial a virtual, se instalaron mesas de trabajo con las autoridades, grupos de WhatsApp para canalizar a víctimas a instituciones y atención psicoterapéutica presencial.

En un monitoreo se percataron del aumento de llamadas de auxilio –pasó de uno o dos casos semanales, a cinco–, abandono escolar del 28 por ciento en primaria, 20.6 por ciento en secundaria, 26.3 por ciento en preparatoria y 8.6 por ciento en universidad por falta de dispositivos, internet y dificultades económicas.

La responsabilidad educativa recayó principalmente en las madres, el 13 por ciento de los niños y jóvenes se quedó bajo cuidado de algún familiar y el 11 por ciento permaneció solo.

Entre las principales necesidades expresadas por las familias atendidas, de noviembre a enero, destaca el acompañamiento psicológico, que pasó de 27 a 38 por ciento.

Al abundar sobre el servicio de acompañamiento emocional del CIAM en Cancún, se explicó que es una manera psicoterapéutica de apoyar a una persona, desde el respeto, empatía, escucha activa, viéndolas como personas poseedoras de derechos, con una identidad propia y sin juzgarlas.

El proceso prevé un servicio con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género, modalidad de presencial a virtual, proporcionar herramientas para la toma de decisiones y autonomía, establecer un plan de intervención personalizado, informar de sus derechos para identificar la violencia que se experimenta e identificar una red de apoyos.

En los casos de violencia extrema se genera un plan de seguridad y canalizan e, igual, se explica el proceso para interponer una denuncia y se establecen alianzas con instituciones encargadas de atender esas situaciones.

(Galú Comunicación)

Notas relacionadas

Se reúnen los tres órdenes de gobierno para fomentar la cultura de la prevención del delito

El Punto Sobre la i

Locatarios de mercados 23 y 23 “estallan” contra administradora

El Punto Sobre la i

Queman ambulancias “y verán cosas peores”: Cordero Galindo

El Punto Sobre la i

Deja un comentario