Laura Y Marcia Fernández Piña, las hermanas incomodas para Quintana Roo

1595 0

Ni los peores huracanes habían puesto en jaque a la principal actividad económica de Quintana Roo, como actualmente lo hacen las hermanas Laura y Marcía Fernández Piña, la primera como titular de la Secretaría Estatal de Turismo (SEDETUR) y la segunda como presidente de la comisión de turismo en la XIV Legislatura del Congreso del Estado, respectivamente.

A días de celebrarse el Tianguis Turístico de México en la entidad (principalmente en las ciudades de la zona norte), diversas voces del sector turístico de la región, de manera especial los de la zona maya y sur del Estado, recriminan su exclusión del principal certamen turístico del país y señalan, de manera directa, a la titular de Sedetur, Laura Fernández, de ser la principal opositora para promocionar las bellezas del sur.

Altísimo (enorme) es el costo que paga el Gobernador, Roberto Borge Angulo para paliar o enmendar los constantes yerros cometidos por las hermanas Fernández Piña con los diversos fideicomisos turísticos, tour operadores y empresarios del sector, a quienes ningunea porque desconoce las entrañas de la actividad.

Contrario a la diputada Marcía, Laura Fernández hace como qué trabaja, le fascina estar presentes en las cenas de gala o bienvenida de los grandes eventos turísticos que se llevan a cabo en México y todo el mundo, pero por lo regular su estancia en tales ferias no se traducen en beneficios para el turismo en Quintana Roo.

Si no fuera por la permanente promoción que realiza el mandatario estatal -como Gobernador de la entidad y como presidente de la comisión de turismo de la Conago-, aunado a las permanentes promociones de los fideicomisos, la principal actividad económica del Estado (turismo) estaría en ruinas o dando tumbos.

Desde la apertura de la XIV legislatura (15 de septiembre), la diputada Marcía Fernández solo asistió a las primeras 18 sesiones ordinarias (en este segundo periodo ordinario apenas ha ocupado su curul en una ocasión), por tal motivo desconoce los pormenores de la actividad, no tiene el termómetro o el pulso del acontecer turístico de Quintana Roo.

A principios de abril, un puñado de empresarios hoteleros de Mahahual y Bacalar acudió a la sede del Congreso del Estado para plantearle a Marcía Fernández su sentir por la exclusión de la región en el tianguis, pero en vano fueron las tres o cuatro ocasiones que llegaron a verla porque nunca la encontraron. Al final los turisteros optaron por presentar su queja ante el presidente municipal de Othón P. Blanco.

Tales acciones sólo corroboran que las hermanas Fernández Piña se equivocaron de trabajo, porque a pesar de vivir en un Estado netamente turístico ellas carecen de capacidad y experiencia para dirigir los destinos del sector, lo bueno para las miles de familias quintanarroenses que viven de la actividad es que los grandes consorcios hoteleros o iniciativa privada no dejan caer la actividad al realizar un constante promoción, porque de lo contrario, citadas hermanitas ya hubieran sido despedidas o sacadas de sus encomiendas.

Y como reza el conocido refrán, zapatero a tu zapato. Entonces, no queda de otra para las hermanas “dinamita”, perdón, hermanas Fernández Piña, recomponen el camino o mejor se hacen a un lado para que el trabajo lo hagan gente que en verdad sepa de estos menesteres.

Related Post

Deja un comentario