Por Raúl Montero
Hasta en un 30 por ciento se han visto reducidas las propinas de los meseros y otros trabajadores de los centros de hospedaje y clubs, ubicados en la franja costera de Playa del Carmen.
Un descenso paulatino, así como paulatinamente fue llegando el sargazo durante el 2018.
Señaló Raúl Suárez, mesero de un hotel costero, quien dijo que se notó también ese cinco por ciento menos de turismo canadiense y estadounidense que anunciaron los hoteleros de la Riviera Maya.
Comentó que ahora más que en otros años las reservaciones se hacen con muy pocos días de anticipación, incluso algunas del último momento porque el turista monitorea a través de las redes sociales, el estado en que se encuentra la costa playense antes de reservar o comprar boleto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí