Cancún.- Un taxista de Cancún dejó un rato su chamba, fue a su casa, calentó su cena, comió y regresó al volante.
Sin embargo, cometió un olvido que le resultó caro.
Y es que el «amigo del volante» no desconectó su parrilla eléctrica y esto ocasionó un conato de incendio en su casa.
Los bomberos llegaron al domicilio y controlaron el fuego, pero no evitaron las pérdidas materiales.
El taxista reconoció su error por no desconectar la parrilla.
Esto ocurrió en la Región 249, fraccionamiento Villas del Mar Plus en Alcatraces 11.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí